miércoles, 8 de mayo de 2013

The Bet. Capítulo 25.


#94                                                                        #BPOV.
Bajamos las escaleras tomados de la mano, ambos teníamos las manos asquerosamente sudadas producto de los nervios.
Cuando llegamos a el último peldaño de la escalera Andrew me miró.
-¿Estás segura de ésto?
Asentí y le di un apretón en su mano.
Como las escaleras quedaban en la sala, encontramos a su papá muy rápido.
Él estaba sentado en su chaise longe leyendo el periódico a espaldas.
-Hey, pá. - dijo Andrew una octava mas alto que su voz normal.
Su papá se levantó.
-¿Cuántas veces te tengo que decir que soy pap...- volteó hacia nosotros- Oh. Una señorita...
Era aboslutamente atractivo, mas que su hijo tal vez, se miraba ya mayor y las canas ya se estaban apoderando de su cuero cabelludo. Tenía lentes y éso le hacía parecer mas formal de lo que parecía, detrás de aquellos vidrios se encontraban unos grandes y hermosos ojos de color café claro y a sus lados unas pequeñas arrugas.
Traía puesto una camisa blanca de vestir, unos pantalones color beige y unos lindos zapatos a juego.
Él se acercó a mí y me sonrió secamente. La sonrisa no llegó a los ojos.
-¿Quién es ella? - dijo para nada amable.
-Se llama Brenda Loughty. - le respondió de la misma manera.
Sonreí abiertamente a pesar de la incomodidad que se manifestaba.
-Encantada de conocerlo.
Estiré mi mano con la intención de estrechársela, pero a el no se le movió ni un pelo.
Bajé mi mano lenta e incómodamente.
-¿Se puede saber que hacían en tu cuarto? - dijo con dureza mirándome.
Bajé la mirada conteniendo una risita nerviosa y sentí que mi cara ardía.
Andrew soltó mi mano.
-Mirábamos películas... Aunque ciertamente no creo que a ti te importe.
Odiaba estar en esta situación, en medio de una, en lo que parece, pelea familiar.
Se oyeron voces que se acercaban por un pasillo.
-Y luego había un gran desierto, era precioso.
-Oh, fíjate que emoción.- decía la otra voz sarcásticamente.
Segundos después, Fiore venía junto a una mujer muy guapa ojos azules y rubia pelo corto.
La mujer agrandó los ojos y sonrió de felicidad.
-¡Andy! - exclamó mientras corría hacia nosotros.
Ella lo abrazó y lo llenó de besos.
Esta escena se miraba tan linda que me hubiera gustado traer una cámara y capturar el momento.
-Hola, mamá. - dijo Andrew con dulzura.
Awww exclamé para mis adentros.
Su mamá lo dejó de abrazar y luego me miró a mi con la misma dulzura que había visto a Andrew.
-Hola, linda. ¿Kayla, verdad?
Podría jurar ver soltar una risita al papá de Andrew.
Negué con la cabeza mientras sonreía incómoda.
Este momento no podía ser mas horrible e incómodo. Había sido un golpe bajo.
Ella parpadeó confundida.
-Oh, lo siento.. De la única noviecita de mi bebé fue esa tal Kayla. Como sea, ¿cómo te llamas, lindura?
-Brenda Loughty, mucho gusto.- dije
Ella sonrió abiertamente
-Mucho gusto, Brenda. Mi nombre es Isabel y ése amargado de allá- dijo apuntando a su esposo.- es Carl.
Me sorprendí un poco con el nombre del papá de Andrew, ya que me esperaba un nombre, no sé, que destilara respeto, o algo así. Aunque, Carl no era un nombre feo, pero no era la clase de nombre que yo lo pusiera a un niño. Me sonaba como a nombre de mecánico.
Reí para mis adentros.
-¿A qué universidades mandarás solicitud? - dijo Carl mirándome directamente.
Suspiré.
-Mi objetivo es entrar éste verano a Stanford, pero por si las dudas aplicaré en la Universidad de Chicago, en la NYU* o en la UNM**...
-Buenas elecciones... - dijo Carl con sinceridad.- ¿Y que piensas estudiar?
Sinceramente este interrogatorio comenzaba a asustarme. ¿Qué todo esto no era parte de los chicos? Por que tenía yo que lidiar con ésto?
Suspiré.
-Tengo varias cosas en mente. - dije con total sinceridad
-¿Me podrías decir alguna de ellas?
Oh, éste señor me estaba matando. Lo que quería era irme a casa y acurrucarme debajo de mis sábanas. Carl ya me estaba intimidando, y mucho.
-Oh, papá. Basta, ¿sí? Si no les importa, iremos a comer una nieve a la playa. - intervino Andrew
Suspiré levemente agradeciéndolo mentalmente de salvarme de ésta.
Tomó mi mano y me dirigió hacia la salida.
Dije adiós con la mano, mirando hacia atrás.
Cuando ya estuvimos afuera, pude suspirar con total libertad.
Seguimos caminando por la acera hasta llegar al final de la calle.
Andrew se detuvo y me miró.
-¿Qué pasa? - pregunté divertida.
Acercó mi cara con sus manos y me besó con urgencia. Le regresé el beso acercándolo mas a mí, besándolo con fervor.
Me dejó de besar sonrió como tonto.
-Ese fue un buen beso.- dijo tocándome con la yema de su dedo índice, mi mejilla.- Gracias. - dijo finalmente.
Primero no comprendí su agradecimiento, hasta que caí en cuenta. Sus papás. Besarlo quemaba completamete mis neuronas.
-No hay de que, Andy.- dije riéndome.
El captó y se rió.
-¿Te puedo decir asi?-dije
-No, definitivamente no.
-Hay, ¿por qué?
-Por que es horrible- dijo simplemente.
Suspiré resignada.
-Está bien.
-Venga ya, súbete a mi espalda, hay que dar un paseo. - dijo con ánimo mientras se daba la espalda.
Corrí hacia su espalda y brinqué tomándolo del cuello y enrollando mis piernas al rededor de su cintura.
El comenzó a correr y a dar vueltas mientras lo hacía.
Comencé a reírme histéricamente junto a Andrew, hasta que caímos en el césped de un parque que estaba cerca.
-Te quiero Brenda.
-Yo te quiero más, Andrew.
-Claro que no, yo más.
Me senté en su pecho.
-¿Qué tanto?¨
El miró el cielo y después a mí. Sonrió.
-Hasta el infinito y más allá.

*Universidad de Nueva York.
** Univesidad de Nuevo México.
-Lizz.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada