lunes, 14 de julio de 2014

Broken Dolls. Capítulo 2.

one republic | via Tumblr
Broken Dolls. Capítulo 2.

Kelly Price me sonríe desde el otro lado del escritorio. Junta sus manos sobre la madera oscura y comienza:
--Hola. Voy a hacerte un par de preguntas.
--Ajá.
--¿Cuál es tu nombre?
--Fallon Grace Hastings.
--¿Cuántos años tienes?
--Dieciocho.
--¿Cuándo cumples años?
--3 de Diciembre.
--¿Cuáles son los nombres de tus padres?
--Emma y Luke Hastings.
--¿Sabes por qué estás aquí?
--Intenté hacer daño a mi hermana.
--¿Recuerdas su nombre?
--Macey.
--¿Qué más?
Dudo por un momento.
--Estoy aquí porque… porque veo cosas que no son reales. Tengo alucinaciones y lagunas. A veces no puedo distinguir lo falso de lo real.
--¿Sabes cuál es esa enfermedad?
--Psicosis. Pero la mía es relativamente pasiva.
  Deja de inclinarse a la mesa, poniendo su espalda en el respaldo. Es la señal de que todo va bien. De que no me he perdido.
  Aún.
Una vez psicópata, siempre psicópata.
--¿Cómo te sientes, Fallon?
--Quisiera ver a mi hermana.
Se queda callada unos momentos por mi respuesta.
--Tus padres…
--Ya sé. No es una petición. Solo quería decirlo.
Asiente.
--¿Quieres hablar sobre tu hermana?
--No lo sé.
Llevo mi mano a mi cuello para tocar mi collar, el que mis padres me regalaron cuando cumplí dieciséis años. Es una simple cadena de plata delgada con un colgante en forma de rosa.
  Mis manos se cierran en el vacío. Me lo quitaron cuando ingresé.
Me quitaron muchas cosas cuando ingresé.
--¿De qué quieres hablar?
--A veces, me levanto y… No sé. Espero que alguien venga a rescatarme. A decirme que ya no estoy loca. Que puedo irme. Eso me hace tener esperanza y seguir con mi día, pero cuando me doy cuenta de que no es temporal… No quiero pasar el resto de mi vida aquí. No así.
--No tiene que ser para siempre, Fallon. Cuando tengas 21, eres libre de irte.
--Pero no es seguro. Ni para mí ni para nadie allá afuera.
--Si hay alguien vigilándote…
--¡Pero no quiero a nadie que me vigile! ¡Quiero ser normal y ver a mi hermana sin que me mire asustada!
Me mira unos momentos y asiente.
--Entiendo.
--No, no lo hace. No entiende. No entiende porque no está loca.
--Una vez más, Fallon, la psicosis no es locura, es un desorden mental…
Me levanto.
--He terminado de hablar. Nos vemos.
--Fallon…
Cruzo por la puerta antes de oír otra cosa. Camino por los pasillos en mis pantuflas, los pasillos en los que estaré lo que resta de mi vida. Estos malditos pasillos.
Llego a mi habitación y veo a mi compañera psicótica también. Una que rara vez sale de cama.
  Al menos no soy ella.
Es algo muy de perra pensar eso, pero…
Con una mano ato mi brazo izquierdo a la cama con las ataduras que la cama para locos incluye.  Es para asegurarme de que no me levante por las noches a asesinar a alguien. Me doy cuenta de que no he atado las de los pies, pero qué demonios, no he tenido una laguna en unas dos noches.
  Estoy mejor que cualquier persona aquí dentro.
Cierro los ojos, y cuando el sueño viene a buscarme, dejo que me arrastre hacia abajo.




                                                                  




Cuando abro los ojos, estoy parada en un pasillo.
Me asusto.
Miro mis manos, porque se supone que me até, se supone que lo hice para que esto no pasara. Están llenas de sangre y hay una cortada fea en mi muñeca.
  La incredulidad me llena. Me arranqué el brazalete de protección de la camilla.
Pero en mi ropa hay más sangre, y no sé si es mía o de alguien más. Así que, naturalmente, empiezo a sentir pánico. El mismo pánico que sentí cuando desperté de mi inconsciencia en el cuarto de Macey y ella estaba llorando.
  Miro por las ventanas y compruebo que es de noche, pero de cualquier manera, voy a buscar al doctor Harrison. Puedo contar con él. Él sabrá qué hacer.
Corro por los pasillos, y me doy cuenta de que he caminado hasta el otro lado, al lado donde están los peligrosos, al lado en donde una vez pertenecí.
  Me muevo por los pasillos, pero St. Gallen es grande y no he recorrido todo el lugar en los dos años que he estado aquí. ¿Arriesgarme a que algún otro lunático me ahorque? No, gracias.
 Me quedo parada en mi lugar, pero luego reacciono. Porque no voy a morir en este lugar, demonios.
Entonces escucho unas voces.
--¡La tenemos!
Volteo mi rostro hacia la dirección del sonido, y veo a dos enfermeros que no conozco. Y yo conozco a todos ellos, créeme. Sólo que… Que los enfermeros no están aquí en la noche.
--Encontramos a la pelirrojaDice por celular.
Y se les tiene permitido usar su celular enfrente de los pacientes.
Ellos definitivamente no son de aquí.
Y eso me asusta.
Me muevo para alejarme, pero uno de ellos toma mi brazo y me jala hacia atrás. Me ponen una cosa en la nariz, algo químico, y empiezo a sentirme toda floja y ligera.
--Señor, la tenemos.
Me desvanezco.
Lo peor de todo, es que no estoy segura si esto es real.



-Sthep Stronger.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada