miércoles, 18 de septiembre de 2013

Fade. Capítulo 21. Final.

(26) Tumblr
Fade. Capítulo 21. Final.


Cuando llego a casa, estoy casi segura de que me he equivocado de dirección. Tal vez es eso, porque he conducido dos días en carretera para llegar a casa y estoy cansada. Sin embargo mi vecina de diez años Kimmie está jugando con su perro en el patio y el buzón verde pálido de mi casa sigue igual de feo.
 No lo reconozco porque hay tres autos aparcados. Uno que no conozco, el de David, y en la cochera a medio meter otro que no conozco. Además alguien ha cortado el césped finalmente y hay un tapete en la puerta que dice “Bienvenidos”.
 Dudo en golpear la puerta.
Qué demonios. Es mi casa.
Abro la puerta y entro, mirando detenidamente. Entonces llego a la sala, dónde en verdad todo sigue igual excepto varios pares de ojos que me miran con asombro y curiosidad. Rostros familiares y desconocidos.
--¡Cassidy!An se levanta de la sala, con su soda en mano, apartando la vista de la niña de pelo marrón y rizado sentada enseguida de ella.
 Se ve nerviosa de verme.
Y yo también, un poco, debo admitir. No la he visto desde ese día.
--¿An? ¿Qué estás haciendo aquí?
Nerviosa. Dios, nunca lo hubiera creído. Pero nunca creí un montón de cosas en mi vida y aun así pasaron, así que…
--Anna me invitó. Has vuelto.
Frunzo el ceño.
--¿Quién es Anna?
An mira a la niña, que nos mira fijamente, y estoy a punto de preguntar quién es y qué está pasando cuando oigo a alguien tomar aire ruidosamente.
--¡Cassidy!
Entonces estoy en los brazos de Alex, quien me levanta y me hace girar un poco. Me suelta y se aleja para verme, con ojos grandes y sorprendidos, pero vuelve a abrazarme. Cierro los ojos y oculto mi rostro en el hueco entre su cuello y su hombro, aspirando su olor.
Se siente tan bien estar en casa.
--Dios, CassidyMurmura en mi oído.
--¡David!Oigo gritar a An--¡David! ¡Tienes que ver esto!
Abro los ojos y me separo de Alex.
--¿Qué está pasando? ¿Por qué están aquí, chicos?
Alex me mira aún como si no se lo pudiera creer y las palabras no llegan a salir de su boca.
--¿Dónde estuviste?Articula finalmente.
Estoy a punto de contestar, cuando la puerta de la cocina se abre y David sale con guantes de cocina amarillos con patitos en él.
--¿Cuál es el alboroto? ¿Cassidy?
Y luego sus brazos me asfixian.
--Al finMurmura contra mi oreja.
Le sobo le espalda en círculos tranquilamente para reconfortarlo y espero a que me suelte. Y cuando lo hace veo a una mujer de pelo castaño y corto viéndome. Me sonríe cuando la miro.
--Ella es Anna. Es mi… ¡Graham! ¿Dónde está?
--Creo que está en el patio traseroContesta ella, luego cruza la entrada y va al fondo de la cocina, hacia la puerta del patio trasero. Miro por la ventana y veo a Graham sentado en una mecedera que juro que antes no estaba ahí.
 Alex aprieta mi mano y me volteo.
--¿Qué pasa? ¿Por qué todos ustedes están aquí? ¿Y quién es ella?
Alex no me responde. Se acerca y me besa. Y yo simplemente me pierdo en él. Envuelvo mis brazos en su cuello y nos detenemos hasta que la niña (que olvidé que estaba ahí), suelta una risita divertida. Cuando volteo, ella sonríe, tapándose los ojos con las manos y An mira por la ventana como si fuera lo más interesante.
--Lo sientoDice Alex.
--¿Por qué?
--Por no creer en ti. Lo siento.
Voy a contestarle que no hay ningún problema, cuando oigo pisadas en el piso de madera. Graham se ve horrible. Se ve pálido y tiene ojeras, creo que incluso está más delgado. Pero cuando me ve, sonríe y se acerca para abrazarme.
--Nunca nos hagas pasar por esto de nuevoSusurra.
--¿Graham? ¿Estás bien?
Se encoje de hombros, sin ofrecerme una respuesta.
Estoy parada en medio de todos ellos, mientras me miran con sonrisas y con alivio. Graham, Alex, David, An, las extrañas que no conozco…
--¿Quién sigue ahora?Bromeo--¿Va Marina a salir de arriba de las escaleras?
La sonrisa de An falla.
--¿Qué?Pregunto--¿Qué pasa?
La chica Anna dice que nos sentemos, que va a traer los bocadillos.
--Enserio. ¿Quién es ella?
--Es mi prometidaDice David, sonriendo. Señala a la niña sentada en el sillón, mirándonos fijamenteY ella es Lori. Mi hija.
  Espero.
Espero más.
Y un poco más.
Y finalmente me asusto.
--Oh, demonios. ¿Cuánto tiempo estuve fuera? ¿Años? ¿Cuántos años tienes, bonita? ¿Tres? ¿Estuve tres años fuera? ¿Me volví loca en la carretera? Oh, dios mío.
David niega.
--No. Estuviste dos semanas fuera solamente.
Miro hacia la niña.
--¿Entonces de dónde salió ella? Oh, ya entiendo, es hija de Anna, ¿Cierto?
--Tanto como mía.
--¿Qué?
Él se saca los guantes finalmente, viéndome, un poco nervioso y arrepentido.
--Yo… Tenía una familia antes de venir aquí contigo. Pero yo era un imbécil y Anna no quería saber de mí. Pensé que si no podía cuidarlas a ella… Podría cuidarte a ti.
Me siento en el sillón mientras absorbo toda la información. Miro a mi lado, hacia la niña.
--Hola, Lori.
Las mejillas de la niña se vuelven rojas.
Me vuelvo hacia todos.
--No es por ofender, ni nada, enserio. Me alegro de verlos, pero, ¿Qué hacen aquí?
--Es el cumpleaños de AnnaDice DavidAsí que los invité a cenar y así podrían contarme más. Esperen, voy a ayudar a Anna.
La niña sale corriendo detrás de su padre, gritando “¡Te ayudo!”.
--¿Más de qué?Pregunto mientras él se da la vuelta y se va.
An se muerde el labio.
--Le contamos, Cassidy.
La respuesta viene a mi cabeza. Y no me gusta.
--¿Sobre qué?
--TodoTermina Graham.
--Chicos…
Alex me interrupe:
--¿Qué querías? Tú estabas no sé dónde y él estaba en pánico. Teníamos que hacerle entender por qué te fuiste.
 Por un momento se cruza de brazos y me mira con esa característica mirada que pone cuando va a echarme bronca, pero entonces relaja la mirada y pone sus brazos de nuevo a sus costados.
 Porque puede recordar porqué me fui.
Maté a mi hermana.
Miro a Graham. Probablemente me odie por eso, probablemente…
--No te odioDice.
--¿Cómo supiste lo que estaba pensando? ¿Lees mentes secretamente?Intento burlarme, pero me sale lastimero.
Se encoje de hombros.
--Tuve mucho tiempo para pensar en las cosas mientras esperábamos por ti. Al principio pensé que lo hacía, pero… No lo hago.
Dejo escapar el aire de mis pulmones lentamente, con alivio.
Espera.
--Espera. ¿Dijiste que esperaron por mí?
Alex se encoje de hombros casi tímidamente.
--Sabíamos que este sería el primer lugar al que vendría cuando regresases…
--Si regresabasAñade An, pero sin esa mirada de odio e irritación que solía darme todo el tiempo.
--… y queríamos verte, así que esperamos aquí. Más o menos por eso tuvimos que decirle a David, aparte de que alguien tenía que decirle por qué no volviste los fines de semana.
El estómago se me revuelve.
--Ustedes… Chicos, ¿Le contaron que yo…? ¿Qué Isabel…?
No puedo ni siquiera seguir hablando.
An asiente.
--Teníamos que comenzar desde el principio. Él lo sabe todo.
Llevo mis manos a mi cabeza.
--No te va a juzgar, CassidyMe tranquiliza ella con tono suaveÉl te ama. Y entiende. Después de unas semanas muy largas, entiendeSuspiraNo puedo creer que ya estás aquíY entonces lo hace: Me abraza.
Me quedo sin aliento, más o menos esperando que me ahorque, pero luego me relajo y pongo mis manos en su espalda.
Cuando nos separamos, me sonríe un poco.
Y es la cosa más rara, pero estoy dispuesta a tomarlo.
--Tienes que contarnos qué hiciste estas dos semanasDice An.
Los chicos asienten, pero entonces Anna los llama para que ayuden a poner la mesa.
--No se queda asíAdvierte Alex, y me da un beso en la nariz antes de irse.
Graham también me da un beso, pero en la mejilla, y me dice:
--Me alegro que hayas vuelto.
An y yo nos quedamos solas. Ella lleva su soda a la boca, y yo le pregunto:
--¿An? ¿Dónde está Marina? ¿Qué pasó con Kate?
Se atraganta y tengo que darle unos golpecitos en la espalda. Ella traga difícilmente y me mira, serie.
--Kate se suicidó. Marina se fue a vivir con su hermana.
Me quedo sin aliento.
--¿Qué dices?
--Después de que te salieras corriendo Alex fue detrás de ti, pero te perdió. Graham estaba perdido mirando el cuerpo de Isabel. Fue horrible. Y Kate… salió corriendo un poco después de ti. Intentamos ir por ella, intentamos preguntarle si era cierto, porque nosotras… Nosotras la conocíamos, y sabíamos que era imposible… O eso creíamos. La familia de Kate está en la política y habría hecho mucho sentido: Si madre hubiera estado mal en los medios si se daban cuenta de lo que pasaba. Recuerdo que la primera vez que unimos a Serena a nuestro pequeño grupo yo y Kate tuvimos una discusión. A ella no le gustaba. E incluso cuando la aceptó, rara vez hablaba con ella. Pero pensé que era normal. Pensé que simplemente era un choque de personalidades…--Se limpia unas lágrimas con la manga de su blusaEncontramos a Kate en el cuarto. Ya estaba muerta. Después de que toda la escuela se enterara, Marina tomó sus cosas y se fue. Diría que fue por su madre, pero no estoy muy segura. Ella apenas podía mirarme. Y yo no la culpo, porque yo también me iré, terminando este semestre. Estar ahí es simplemente demasiado doloroso.
--Dios, lo siento. ¿Ustedes dos mantienen aún comunicación?
--Le he mandado unos correos. Contestó las primeras veces, pero luego dejó de hacerloSe encoje de hombrosSé que cuando esté lista contestará, por ahora esperaré. Y no tengo problema con ello… ¿Cassidy?
--¿Si?
--Lo siento. Por haber sido una perra contigo. Pensé que tenía que protegerme de ti, pero… Dios, no era de ti. Era de mis mejores amigas. Quienes estaban vivas, pero…
--Pero estaban tan muertas.
Asiente.
--Lo siento, Cassidy.
Sonrío.
--Disculpas aceptadas. Y perdón por chantajearte esa vez.
Se encoje de hombros y compartimos una sonrisa.
Se siente bien.
Me siento bien.
Entonces  David sale de la cocina quitando sus guantes de patitos y me hace un asentimiento con la cabeza.
--Ven, Cass. Vamos a dar un paseo.
Me levanto con mis manos temblorosas y doy una última mirada a An antes de salir por la puerta con él.
--Entonces tú sabes.
Asiente.
Sabe todo. Por qué fui a Ashford en primer lugar, que mentí acerca de Vivian, que mentí acerca de simplemente tantas cosas. Que maté a Isabel.
Oh. Iré al infierno.
Me siento tan vulnerable frente a él. Tan avergonzada.
Pero en vez de decirme cualquiera de las cosas que de hecho estoy esperando que me diga, me dice:
--Anna y la niña vivirán con nosotros.
Miro hacia él, dudando, mientras caminamos por la acera. Asiento.
--Es… Está bien. Es una lástima que no me contaras sobre ellas antes. Se ven geniales.
Sonríe un poco pero luego prosigue.
--Quiero que dejes Ashford.
Resoplo.
--No hay problema. ¿Pero puedo no regresar a mi antigua escuela? Prefiero otra.
--Muy bien. Y quiero que vayas seguidamente a un psicólogo.
Ésta es la que pienso.
--David…
Lo dice con suavidad, pero con determinación:
--Cass, mi niña, tengo tu custodia: No te estoy preguntando.
Hablando de custodias…
--David, ¿Dónde está mamá?
Suspira.
--Ella se quedó por un tiempo, pero… Aunque ya no necesitaba todas esas medicinas ella no quería estar aquí, Cassidy. Prefirió quedarse donde se sentía más cómoda.
--¿Has tenido noticias de papá?
Niega.
--No, Cassidy. No creo que vuelva. Lo siento.
Me encojo de hombros.
--En verdad no esperaba otra respuesta.
Empiezo  a deprimirme porque estoy sola. No tengo a mamá, ni a papá, ni a Isabel… Pero entonces me doy cuenta de que no lo estoy. Nunca voy a estar sola, porque tengo a David y él tiene a Lori y a Anna, y si él las tiene, entonces seguramente yo también. Tengo a Alex, Graham, y sorprendentemente, tengo a An.
 Mi vida no va a ser solitaria. Diferente, sí; Es cierto. Pero no voy a estar sola. Tengo familia y tengo amigos.
Es todo lo que necesito.
--Gracias, David.
Él me sonríe y me agita el cabello. Me da un beso en la cabeza.
--¿Sabes lo que pasó con el cuerpo de Isabel?Pregunta cuando nos separamos.
Él toma mi brazo y nos detenemos en medio de la acera.
--Cassidy, basta. No necesitas saber.
--¿A qué te refieres?
--Tú te has pasado los últimos dos meses de tu vida lastimándote con cosas que no necesitas saber. Ahora que ella ya no está, Cassidy, déjalo ir. No necesitas saber. No te aferres a algo que va a terminar destruyéndote. Suéltalo. Deja de preguntar. Deja de buscar respuestas. Ellas no van a cambiar nada. Ellas no van a servir. Sal con tus amigos, ve a la escuela, diviértete, finalmente. Intenta avanzar, Cassidy. Intenta olvidar. Es tiempo.

               Sí. Lo es.


-Sthep Stronger.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada