martes, 15 de enero de 2013

Reckless. Capítulo 4.



 Reckless. Capítulo 4. "El comienzo"

No siempre he sido de la manera en que soy ahora.
  No te voy a soltar esos royos de que tenía unas calificaciones perfectas y vestía de rosa todos los días con una sonrisa pintada en mi rostro, porque no es tan así. Pero las cosas eran diferentes para mí. Yo tenía muchos amigos, en todas partes. Siempre estaba utilizando mis habilidades para hacer nuevos amigos, pero dejé de hacerlo un día de septiembre cuando yo tenía catorce años.
   Ese día era el funeral de mi padre.
Era tan deprimente que me deprimía el simple hecho de hablar con alguien que conocía a papá. Joder, enserio. Supongo de cualquier manera que no es tan extraño contando que él era de la Marina. Todos en el interior esperaban que algo así pasara, así que cuando teníamos noticias de él, podíamos volver a respirar. Sin embargo  no fue el día del funeral de mi padre dónde dejó de importarme. Digamos que ese fue el comienzo del fin. Fue la semana siguiente dónde las cosas se pusieron feas; Mi madre tomó sus maletas y se fue.
No, enserio. Yo estaba en la cocina cuando mi madre bajó las escaleras y cruzó por la puerta. Y la llamé. Pero no tienes que ser un genio para saber que ella no me contestó. Ella subió al taxi y me miró desde la ventanilla. Probablemente existan dos razones por las cuales no salí corriendo detrás de ella: A) Mi hermano me estaba sosteniendo de los hombros detrás de mí y B) Yo estaba paralizada.
   Ella había entrado en algún tipo de depresión, pero mi mente y corazón de catorce años era total y completamente imposible de entenderlo.
   Esa noche lloré más que Bella Swan en Luna Nueva cuando el vampiro la deja. Te lo juro. Mi hermano Charlie  me había llevado a la cama y me había traído chocolate con leche y una caja de pañuelos para limpiarme las lágrimas y los mocos. Él se sentó ahí, totalmente desconcertado. Por ese entonces no tenía la capacidad de darme cuenta que él también sufría, a su manera. Supongo que ahora lo sé.
    Ese mes yo conocí a Kimera. Tenía el pelo marrón y alborotado y estaba tan plana como una tabla. Pero aunque en ese entonces su pelo no estaba pintado y ella no tuviera una copa C, ella tenía al menos una perforación en la oreja, pintauñas negro y era descuidada. Y yo me alejé de mis viejos amigos porque necesitaba estar sola. Ellos no podían verme sin sentir lástima. Que conste que no me uní a Kimera porque me sentía fascinada por quién ella era… Vale, que sí estaba encantada con ella, pero la verdadera razón por la cual me acerqué a ella es porque a ella no le importaba que yo fuera alguien que ciertamente ya no tiene padres, como a la mayoría. No me miraba con esa cara de lástima. Aunque tal vez la verdadera razón por la cual hoy en día soy su amiga es porque ella me dejó; Ella era diferente aún cuando fuera rubia y no usara tanto rímel, o sea que no tenía tantos amigos. Ella intimidaba a las demás niñas. Así que ellas la dejaban sola. Y parecía estar bien con respecto a Kimera.
   Y la idea de tener a Kimera como única amiga, estaba de maravilla conmigo.


                                                  


Cuando llego a casa esa tarde, mi hermano Charlie casi me atropella cuando intento entrar.
--Lo siento, mocosaDice, mientras se inclina a darme un beso en la cabezaTengo que irme rápido. Sólo tuve dos horas libres.
  Le abro la puerta para que pueda salir y lo veo marchar.
Pobre de Charlie. Algunas veces me siento realmente mal porque él tiene que ir a la universidad y trabajar al mismo tiempo y yo estoy por ahí metiéndome en problemas. Problemas que, a final de cuentas, son suyos también, ya que mi desobligada madre decidió darle mi custodia porque “No podía”. Así que el director tiene que citarlo a él a la oficina y luego él tiene que hablarme a mi madre sobre el problema en que me metí porque “Es su obligación como hijo”. Amo a mi hermano probablemente más de lo que aluna vez podría llegar a amarme incluso a mí misma (Lo cual es mucho, Dios, que si lo es) , pero me enferma terriblemente que él “entendiera” las razones de mi madre. Odio que él no la odiara, por más infantil que suene.
   Suspiro y me meto a casa, preparándome para comenzar a poner la casa impecable, como el día anterior, y el día anterior a ese. Y, en fin; Como he estado haciéndolo los últimos dos años.
   En algún momento entre las cuatro y las seis de la tarde alguien toca la puerta. Bajo las escaleras y me encuentro con que Max está sonriéndome detrás del cristal.
 Dios mío. ¡Ya, que lo deje pasar!
   Suspiro y me tiro el cabello hacia atrás.
--¿Qué quieres?Murmuro, entreabriendo la puerta.
--Vine a visitarte.
--Nunca vengas sin llamar. De hecho, no vengas nunca. ¡Déjalo pasar, Dios!
  Entonces empuja la puerta hacia atrás y me suelta algo así como “Quiero recuperarte”, y me empieza a decir cosas pasadas de cursi que seguramente dijo frente al espejo dos horas, deteniéndose para giñar y arreglar su cabellos. Así que no lo dejo entrar.
   Hay veces que no puedo entender cómo se me ocurrió caer por él.
--Woah, woah, detente ahí. Ya cállate, que te juro que me voy a poner a vomitar azúcar.
Pero sigue soltándome esas cosas, así que suspiro y lo empujo hacia afuera, sacándonos a ambos de la casa y cerrando la puerta detrás de mí.
--Escucha, tienes que largarte. Mi hermano vendrá pronto.
--Dame una oportunidad…
--Ay, qué pesado eres. Largo.
 Lo empujo hacia su auto y él me toma por la cintura.
--Sé que podemos solucionarlo.
Podría matarlo ahora mismo.
--Ándale. Dile eso a Beth.
Replica pero yo aún lo empujo hacia su auto.
--Es enserio. Estoy cansada de ti. Quiero que te marches. Ya. ¡Max!Grito cuando me agarra del brazo y me acerca a él--¡Max, maldita sea!
--¿Ridley?
 Entre las sombras aparece Harry, con cara sombría y con un cuaderno en la mano. Max aprieta la mandíbula y se queda viéndolo. Yo aprovecho el momento en que Max deja de prestarme tanta atención y me suelto de su agarre.
  Miro a Harry, y veo mi boleto de salida.
Quiero decir, el definitivo.
--Harry, cariño…
  Camino hacia él y lo abrazo, parándome de puntillas porque el desgraciado es muy alto y porque quiero ser lo suficientemente alta para cubrir su cara de confusión enfrente de Max.
Le susurro:
--Me la debes.
Y luego me separo para sonreírle amablemente y tomarle una de sus manos, la que no tiene el cuaderno.
--Te estaba esperando, cielo. ¿Encontraste los apuntes? Genial.
Le toma un segundo para agarrarle la onda. Me toma de la cintura y mira a Max. Se siente raro el calor de su mano.
--¿Algún problema?
--No. Max ya se iba.
  Max parpadea y niega con su cabeza, furioso.
--¿Te conseguiste un nuevo juguete, Ridley?
Me mantengo impasible.
--Adiós, Max.
Mira a Harry.
--¿Sabes que ella es una zorra, verdad?
 Harry hace un movimiento brusco, pero lo rodeo con los brazos y pongo mi mejilla contra su pecho.
--Largo, MaxEsta vez es Harry quién habla.
--¡Mándale saludos a Beth de mi parte!Canturreo, por mi parte.
   Max sube a su costoso auto que es propiedad de su padre maldiciendo y diciéndome que “Me voy a arrepentir” y a Harry que “No sabe dónde se está metiendo” y luego yo diciendo  que “Me importa un carajo”.
--¡Vendrás a mi cuando hayas terminado con él, Ridley! ¡Ya verás! ¡Te cazaré!Es lo último que escucho de él antes de que se marche.
  “¿Cazarme?”. ¿Pero quién carajos utiliza ese término hoy en día? Que pesado se pone.
 --¿Qué está mal con ese tipo?Murmura Harry cuando el carro se va alejando.
Quito los brazos alrededor de Harry y él me mira mientras me suelta también.
--Todo. Su orgullo, para empezar. Y el ego, ni qué decirMe acomodo la manga del brazo que Max me agarró y miro a los ojos de HarryBueno, guapetón, suerte.
   Me doy la vuelta y me apresuro a entrar por la puerta, pero su voz me detiene.
--¿Es que tu mamá no te enseñó a decir gracias?
Me giro.
--Vivo con mi hermano mayor.
   Veo en su rostro que en verdad ha metido la pata y que él lo sabe. Y empieza a balbucear.
--Lo siento… Yo-yo… Ridley…Eh…
--Yo también lo siento. Buenas noches, Potter.
--¡Ridley!
Me giro.
Toma aire antes de decir:
--¿Te puedo invitar un café algún día?
  Me quedo ahí parada. ¿Pero qué demonios le pasa a este tipo? ¿Es que no se da cuenta de que sólo le traeré problemas? ¡Si será imbécil! ¿De todas las cosas que puede hacer cómo le se ocurre? Y, además, como si yo no tuviera ya demasiados chicos en mi lista.
 Entrecierro los ojos y ladeo la cabeza.
--Vamos, Potter. Piensa: ¿Por qué yo saldría contigo?
 Parece decepcionado por un segundo, pero repone:
--Porque me debes una.
--¿De qué?
--Te llevé a casa. Te salvé de Max.
  Pongo mis brazos alrededor de mi cintura.
--Primero, ya te agradecí lo de la fiesta: Te metí en el equipo, cosa que tú sólo lograrías sólo en tus sueños. ¿No te diste cuenta? Tuve que emplear mis conocimientos de zorra para lograrlo. Y no me digas que no, porque lo hice. Y segundo, yo lo tenía todo bajo control con respecto a Max.
--¿Segura? Porque oí tus gritos incluso en mi casa. Por eso vine.
--Olvídalo, Potter. ¿De acuerdo? Soy perfectamente capaz de estar por mí misma.
--Y no lo dudo. Pero esta vez te he salvado yo, no tus… No puedo creer que hayas dicho “Conocimientos de zorra”. ¿Sabes que decir cosas como esas mancha tu imagen?
  ¡Da-ahh! ¿Por qué crees que lo hago, señor Super Inteligente?
--¿Algo más que quieras apuntar?
--Que prometo que no te comeré.
--¡Ja! ¡Es lo que dices ahora! Pero luego no te resistirás a mis encantos.
Levanta una ceja y ríe, porque de repente esta conversación es graciosa. Y río también.
--¿Entonces qué dices?
--¿Ya viste a Josselyn? Vamos, seguro la conoces. Todo mundo la conoce. Creo que ella sería escandalosamente perfecta para ti.
Hace una mueca.
--Pero yo te quiero a ti.
--Y eso también me lo acaba de decir Max hace unos minutos. No me impresionas.
--Si aceptaras podrías ver mis habilidades para escribir cosas cursis.
--¿No te vas a rendir, verdad, guapo?
--No.
Suspiro teatralmente.
--A veces no sé qué hacer con mis encantosDigo, tomándole el peloYa, bueno. Algún día.
 Sonríe encantadoramente.


-Sthep Stronger.

2 comentarios:

  1. Que chuli Xd
    Se me paso el otro dia =(
    Esta muy chuli la historia pero debería darle una tregua al pobre Potter...
    Cuando subes el siguiente???

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja :) Ya pasará
      La subo todos los martes.
      Besos.

      Eliminar