martes, 10 de junio de 2014

After Jude. Capítulo 8.


;( | Tumblr
After Jude. Capítulo 8.

Fueron las voces las que me despertaron.
Eran susurros enojados, y mi reloj marcaba las tres de la mañana, así que decidí levantarme y ver qué estaba pasando.
Mi tío me había pedido que regresara a casa, pero nunca se disculpó. Pensé que podíamos llevarnos bien. Era la única persona que tenía, cuando de ADN hablamos. Teníamos que funcionar de nuevo.
  Fue cuando vi a mi tío y a la señora Perkins hablando en la puerta. Pensé que estaba ahí para convencer a mi tío que me dejara a su cuidado de nuevo, pero la señora Perkins tenía el rostro demacrado: Estaba hinchado y su rímel se había corrido completamente, pero no fue ni de cerca lo que me alteraba. Era su mirada. Su expresión. De ese tipo de tristeza vacía que veía en el espejo los días después de esa noche.
  No tuvo que decírmelo para unir todas las piezas juntas. Él lo había intentado una vez antes.
Nos sentamos en  las escaleras de la entrada, sin decir nada por unos momentos, en el frío de la noche. Luego lloramos, ambas. No de ese tipo de llanto bonito de las películas, sino del feo, en donde hay mocos y… y pulmones de mierda que olvidan cómo ser pulmones.
  Lloramos desesperadamente, hasta que el sol se mostró en el cielo.
¿Sabe de esas metáforas de mierda en los libros, en donde al final consiguen un cierre cuando el sol se pone porque se supone que es un símbolo de aceptación y ésas? Una mierda total. Mentira. Engaño. Llámalo de la manera que quieras. El sol no lo hizo mejor, en todo caso. Lo hizo peor.
 Tuve que hacer todas esas cosas, ¿Sabe? Como si en verdad importara. Tuve que sentarme a comer el desayuno, y elegir mi ropa e ir a la escuela. Como si significase algo.
  Jude se había ido. Jude me había dejado.
Y esta es la cosa: Yo lo esperaba. Simplemente me negaba a aceptar que podría pasar de verdad. Volteaba mi rostro. Me engañaba a mí misma diciendo que Jude no haría eso. No a nosotras.
  He aprendido que a veces haces eso: Volteas tu rostro hacia los problemas porque es más fácil. Y supongo que eso es lo que hizo Jude al final. Eligió el camino fácil.
  Más tarde, tuve que ponerme el maquillaje porque mi rostro era un desastre y no quería que sintieran lástima por la chica que perdió a su amigo. Generalmente no me importaba, pero ahora sólo no quería hablar con nadie. Incluso intenté ser ligera. Intenté hacerlo no tan mal. Pero después de unas horas me echaba a llorar y tenía que comenzar de nuevo.
  Lo más difícil fue ver a Jude en la caja.
Estaba pálido y ataviado en un traje que había usado sólo una vez en la graduación de un primo.
  Y después de eso era como si yo estuviese en coma. Era consciente de ello, y me valía un bledo. Decidí quedarme en el pueblo, ¿Sabe? Porque había muchas memorias felices… Y dolía.
 Quería quedarme porque Jude estaba en todas partes, quería irme por la misma razón. Al final decidí que irse era doloroso, pero quedarse lo era aún mas.
 Yo y mi tío no pudimos funcionar de nuevo, y decidí volver con la señora Perkins. Ahora éramos sólo ella y yo en su casa. Empezamos a hablar de la universidad y escogimos Texas porque estaba lejos, pero no lo suficientemente lejos. Fue mi decisión. Me ayudó con las solicitudes. Obtuve una beca. Decidí ponerme mis pantalones de niña grande y marcharme.
  Y nunca me había dado cuenta de cuán difícil era: Ser un adulto. Decidir qué es lo mejor para ti y llevarlo a cabo. Conducir mucho kilómetros y cuidarte sola. Soltar a Jude. Dejarlo ir.
    Tuve que decidir qué es lo mejor para mí. Tuve que marcharme.
Supongo que las personas tienen razón, señor Morgan: Nada en la vida es fácil: Ser un adulto, tomar decisiones, querer a alguien, perderlo… etcétera, etcétera. Y tampoco lo es buscar un cierre.
  Es lo que estoy buscando. Es lo que quiero.
Necesito encontrar mi cierre.





--Sthep Stronger.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada