jueves, 26 de junio de 2014

After Jude. Capítulo 12. Final.

I'm in love.

After Jude. Capítulo 12. Final.

Esa navidad.

Cuando le dije a la madre de Jude sobre mi nuevo novio, ella saltó por ahí y me dijo que si quería podía pasar navidades con él, después de contarle que él me lo había pedido. Insistí que no, pero antes de que supiera ella ya había arreglado un crucero con sus amigas para que yo no me sintiera culpable de dejarla sola.
  Aun ahora, lo hago. Le mando mensajes para ver cómo está, y me contesta:
“Manicura enseguida, cielo. Te hablo al rato”.
Y parece estársela pasando de maravilla sin mí.
Sonrío y llevo el pavo a la mesa, donde la familia de Charlie y del novio de Ridley, Harry, están. No son muchos en total. Por parte de Charlie es su madre Deborah y su hermana. Por parte de Harry, sus dos tíos y su prima Wendy. Y aunque es pequeño, me siento parte de algo muy grande. Nunca había escuchado tantas risas en mi vida en una época festiva.
--¡Ay, qué bueno, estoy muriendo de hambre aquí!Dice Ridley, mirándome entrar con el pavo enorme.
Está sentada en el sillón, viendo un especial de Mentes Criminales con Harry. A menudo me pregunto cómo estos dos funcionan juntos. Me refiero a que Ridley puede ser divertida y descarada, y Harry es este chico tímido.
  Y no pueden mantener las manos lejos el uno del otro.
--Podríamos haber ya empezado a comer si hubieras ayudado en vez de estarse haciendo manitas ustedes dosGruñe Charlie a mi lado, ayudando a su madre y a la tía de Harry a poner la mesa.
     He descubierto que Charlie es demasiado sobreprotector con su hermana. No me sorprende, después de contarme que por un tiempo sólo fueron ellos dos. Él siempre está gruñendo cuando anda cariñosa con Harry, a pesar de que sé que el chico le gusta. “Es lo mejor que le pudo haber pasado a ese renacuajo”, me dijo una vez. Pero tengo la firme sospecha de que él podría tener amenazado a Harry sobre romper el corazón de Ridley.
  Le doy una palmadita a Charlie.
--No seas aguafiestas.
--Escucha a tu noviaDice Ridley, acercándose más a Harry. Él sonríe y le pasa un brazo por la cintura.
--¡No la defiendas!Me dice, sonriendo y dándome un beso rápido.
--¡Dejen de hacerse manitas!Arremeda Ridley en un tono parecido al de Charlie.
--¡Niños, deje de pelear! Interviene Deborah.
Ridley hace una mueca y dirige la atención a Harry. Tengo entendido que ellas aún trabajan en su relación madre-hija.
 Los tíos de Harry se ríen, y tengo la sensación de que se sienten de la misma manera que yo.
 Agradecidos.
Total y profundamente agradecidos, a pesar de toda la mierda que la vida nos pone en nuestro camino, incluso cuando no todo termina bien al final.
  Miro a Charlie y él me guiña un ojo. Me atrae a sus brazos y sonríe pícaramente:
--Mira arriba.
Lo obedezco y miro el muérdago colgando en el arco de la entrada de la cocina.
--Y pues ni modoDiceTradiciones son tradiciones.
  Y yo espero poder mantener esta por mucho, mucho, mucho tiempo.

 Pensé que después de que Jude se fuera yo nunca iba a estar bien de nuevo. Y estaba equivocada. ¿Quién se iba a imaginar que esto era lo que el destino tenía para mí después de Jude?

                                                                          

                                                                                                                          Fin.


-Sthep Stronger.

Reseña: Eleanor & Park, Rainbow Rowell.


Eleanor & Park
Reseña: Eleanor & Park.
Rainbow Rowell.
Libro único.
Dos marginados.
Un amor extraordinario.

Eleanor... cabello rojo, ropas equivocadas. Parándose detrás de él hasta que gire su cabeza. Acostada a su lado hasta que despierte. Haciendo que todos se sientan monótonos y planos, y nunca lo suficientemente buenos... Eleanor.
  Park... Él sabe que ella amará una canción antes de que la reproduzca para ella. Él se ríe de sus bromas antes de que llegue al remate. Hay un lugar de en su pecho, debajo de su garganta, que la hace querer mantener promesas... Park.










   Eleanor & Park. Hay que hablar de Eleanor & Park.
  Quiero poner un gif para que puedan ver mi expresión cuando pienso en este libro, pero no encuentro ninguno realmente apropiado, y es porque aún cuando lo he leído hace algún tiempo, todavía no puedo darme una idea muy buena de Eleanor & Park, pero decidí que dejaría de darle tantas buenas y ponerles cómo me sentí cuando estaba leyendolo, las partes que me gustaron y yo.
  Si miro hacia atrás ahora, voy a decirles que me gustó. Técnicamente. Le puse tres estrellas en Goodreads.


Eleanor & Park

No creo que Eleanor & Park es algo que leería por mi cuenta. Sé que me han visto reseñando muchos libros románticos y esas, pero había algo diferente con Eleanor & Park cuando pensaba en ello, y nunca se me cruzó por la cabeza realmente leerlo hasta que dos de mis amigas lo leyeron y me dijeron que debería leerlo porque realmente lo amaron. Así que dije, qué demonios, por qué no.
  Y tengo que admitir que tuve muchos sentimientos encontrados con este libro.
  Básicamente trata (Sé que el 99.9 por ciento de la población bloggera o Youtubers o... personas que están interesados en libros en general, no hay que poner etiquetas, saben de qué trata el libro, pero no me importa así que lo voy a poner) de dos marginados. Están en los ochentas o sesentas (la verdad es que no me acuerdo, pero creo que son los ochenta y se acercan a los noventas), y ella es pelirroja, mal vestida, extraña y pobre y él es... chino. Un chino medio amargadito y en mi opinión medio enfadoso. Se entiende por qué los dos destacan entre los demás, y no exactamente en una buena manera (Aunque hay que admitir que a Park le va mejor), y se entiende que a pesar de que al principio realmente no se gustaban mutuamente, al final sienten que encajan juntos.

          Hasta aquí todo va bien.



Eleanor and Park


Creo que uno de mis principales problemas con este libro fue que realmente no sentí ninguna conexión con ninguno de los personajes. No con Park, no con Eleanor, y definitivamente con ninguno de los personajes secundarios.
  Recuerdo haber leído de los padres de cada uno y sentirme frustrada, porque la madre de Eleanor era egoísta y dependiente de su esposo , sin importar que sus hijos la necesitaban. También me enojé mucho con la madre de Park por juzgar tanto a Eleanor. Quiero decir, ¿Y quién se cree que es?
  Hay otros dos puntos que quiero señalar, uno es que ellos dos se enamoran de la nada. Quiero decir, no se hablan por muchos días en el camión, simplemente se pasan los cómics y un día están... ¿Juntos?
 Sentí que fue muy rápido, y se lo mencioné a una de mis amigas y me dijo que tenía razón. Y siento que tengo razón.
Dos,
no sólo me enojé con los padres de los protagonistas, sino con ellos mismos. Me enojé con Park, porque cuando tenía esta especie de relación con Eleanor, me frenaba que él se sintiese avergonzado de ella cuando él le decía y se decía a sí mismo que la amaba. Pensé que era... ¿Cruel?
   Llámame loca.Eventualmente, al final estuve enojada también con Eleanor. Generalmente no hablaría de esto, pero realmente siento que tengo que discutir esto, así que les pondré un aviso de Spoiler justo abajo.

*SPOILER*Me sentí tan enojada con Eleanor al final cuando ella se va al final con su tío. ¿Y ella simplemente dejó a sus hermanos con esa madre de mierda? Siento que debió haber hablado con su tío para que él hiciese algo. Lo que sea. Nadie habla de esto en las reseñas, pero yo sí. Y además aún cuando vimos las cosas desde el punto de Park, y vimos que la familia se había mudado, Rainbow nunca nos deja saber qué pasa con ellos. Si creen que me olvidé del final, cuando a él le llega la carta, pues estás bien equivocado. Sí que me acuerdo. Sí voy a mencionarlo. Estoy haciéndolo. Me sentí tan enojada con Eleanor, ¿Y cuáles se suponen que fueron esas dos palabras? ¿Te amo? ¿Jódete, perro? ¿Y qué le da derecho de acabar con su relación e iniciarla de nuevo después de un año? Ya, que pasó por un mal momento y entiendo por qué quiso separarse, pero ella no puede simplemente escribir esa postal como si tal cosa. Quiero decir:


                                       


*FIN DEL SPOILER*

Eleanor og Park


No me malinterpretes. Me gustó, porque tuvo escenas tiernas que me gustaron, pero no me gustó lo suficiente. Sin embargo algo que tengo que mencionar aquí, a pesar de que no me gustaron los personajes, y que la historia no tuvo un especial atractivo para mí, es que Rainbow Rowell tiene una manera de narrar las cosas muy especial. Ya me leí Fangirl (Que me gustó mucho, mucho, mucho, y espero hacer una reseña pronto) y tengo que decirlo: Esa Rainbow Rowell tiene una escritura que envidio.
Es como... hermoso.







-Sthep.






lunes, 23 de junio de 2014

Mi Teoría de PLL *Quinta temporada* (La serie tiene libros, así que técnicamente es válido hacer este post en este blog)

La única que no se photoshopeada aquí
es Aria. 

Como he mencionado arriba, no tiene mucho que ver con libros, pero es mi blog así que no me importa.
Entonces.
Tengo una loca teoría del asunto de la mamá de Alison que suena super loco pero en mi cabeza totalmente tiene sentido.
  Hace un tiempo alguien en Twitter le habían preguntado a Marlen King (porque siempre le están preguntando cosas por Twitter, que por cierto, las respuestas no dan abasto) que si Alison tenía una gemela, a lo cuál respondió que no, ella no. Bien, no sé si fue verdad o no, pero mi mente lo tomó y no lo dejó ir. Así que al final de la cuarta temporada cuando según esto la mamá de Alison vio quién la golpeó y luego ella misma la enterró, yo pensé:
    ¿Y si ella tiene una gemela?

Probablemente me pregunten por qué semejante pasó por mi cabeza. Pues se me ocurrió que Marlene dijo "Ella no", así que cabe la posibilidad de que alguien más la tenga. ¿Se acuerdan de la chica en la caja de Alison? Se supone que la chica vivía en un pueblo cerca de Rosewood y se parecía mucho a Alison. ¿Y qué si A (¿Shana?) o alguien más que quería matar a Alison (¿Mona? ¿Melissa? ¿Lucas?) pensó que era Alison y la mató? Mi teoría es que la chica de la caja era la hija de la gemela de Jessica DiLaurentis, de ahí el parecido. Tal vez la gemela está enferma mentalmente y fue a buscar a Alison para matarla también porque piensa que ella la mató o algo, y por eso Jessica Dilaurentis la protege, porque es su hermana loca. Ahora, pienso dos cosas: La que estaba enterrando a Alison era en verdad Twisted Twin (aka, la gemela) y Alison pensó que era su madre, y Twisted Twin mató después a Jessica D. O era Jessica D enterrando el cuerpo de su hija para encubrir a Twisted Twin.

SÉ QUE ES TOTALMENTE LOCO Y PROBABLEMENTE AL AZAR PERO ME ESTOY VOLVIENDO LOCA. ADEMÁS NO SÉ USTEDES PERO YO NO ME CREO ESO DE QUE SHANA ERA A. PARECE DEMASIADO SIMPLE.

                                 
Díganme cuáles son sus teorías. Díganme porqué la mía no puede ser. Díganme qué opinan.
POR FAVOR ALGUIEN DIGA ALGO.
I just can't take it anymore.


-Sthep.
(Ahora ya saben porqué no escribo cuando debo :p)

After Jude. Capítulo 11.

Untitled | via Tumblr
After Jude. Capítulo 11.


Señor Morgan, ésta es el final. Esta es la última hoja que escribiré. En parte porque ya he contado todo lo que tenía que decir, y la otra parte es porque creo que he encontrado mi cierre. He comprendido finalmente que realmente se ha ido. Pero aún lo siento en mi piel, y juro que a veces puedo escuchar su risa y por un segundo me elevo hasta el cielo porque creo que aún está aquí.
  Y luego vuelvo a caer.
 Y por eso sé que no va a ser fácil. Y no va a pasar de la noche a la mañana. Necesito trabajar en ello todos los días, aunque sé que es doloroso.
 Porque así es como funcionan las cosas en la vida real:
El chico gay no termina vivo, y la familia no lo termina superando. Los hijos de perra ganan y la chica que cuenta la historia no está muy completa mentalmente. Los malos ganan la batalla y los deseos de la lámpara mágica no pueden arreglar este mundo desmadrado. Las flores se marchitan y los buenos no tienen un final feliz.
 Pero aún creo.
Creo en nosotros.
Creo que no todos son malos que ganan la batalla, y que algunos buenos sí tienen un final feliz, y que la chica que cuenta la historia sobrevive al final.
  Creo en que podemos llegar a ser mejores de lo que alguna vez fuimos.

Camino con el grueso sobre amarillo en donde está impreso mi trabajo, al cual no hay manera en este mundo de que se le llame ensayo. Está impreso porque Morgan dice que le dará un patatús si tiene que pasar tantas horas revisando trabajos frente a la computadora.
  Cuando llego a la clase, todos mis compañeros están dejando los trabajos y retirándose después, justo como Morgan dijo que podíamos hacerlo.
  Y entonces, decido que a la mierda; No escribí esto para una nota, lo escribí por un cierre y ahora que lo tengo, no voy a dejar que un profesor vea cada parte de mi alma. Como si confiase en él.
  A la mierda, a la mierda, a la mierda.
Tal vez voy a tener una materia suspendida, pero no me importa, porque soy libre y feliz.
Finalmente.
Tiro el sobre en el basurero en la esquina de la habitación, a mi lado, y me doy la vuelta. Mensajeo un rato, y una hora después, tengo un café con un chico que está comible.



                                                                  




A las siete en punto, mi trasero está metafóricamente pegado la banca de una iglesia. Cierro los ojos y me imagino a Jude rodando los ojos con pose engreída, señalándome con el dedo y diciendo: “Si en verdad quieres honrarme, deja de desperdiciar tu tiempo en este lugar y pon JUDE ES UN PAPASITO en tu frente. Eso sería más productivo que estas mierdas”
  Cabe mencionar que fue Jude por quién digo tantas malas palabras hoy. De esa manera, el chico sí que me corrompió.
  Sonrío.
--¿Encuentra la misa divertida, señorita Cross?
Me sobresalto y miro a mi lado. El señor Morgan tiene las manos en sus bolsillos y me mira. Sonríe un poco.
--Me asustó. ¿Qué hace aquí?
De repente la pregunta me suena estúpida, porque el tipo es religioso. Duh.
--En tu trabajo dijiste que hoy estarías aquíDice él, encogiéndose de hombrosY como todas las misas siempre son a las siete, pensé en venir y que le encontraría fácil.
  Mi mandíbula cae abierta.
--¿Qué…? ¿Cómo?
--La vi tirar el trabajo. Sé que no es una de sus materias favoritas, pero nunca había no intentado. Así que cuando lo tiró, debo decir que estuve muy sorprendido. Y tal vez no debí leerlo ya que lo tiró por alguna razón, pero debo decir también que estaba más que curioso. Así que lo levanté y lo leí.
  Sigo mirándolo, sin decir nada.
--Y, señorita Cross, la única razón por la cual alguna vez la suspendería es por su lenguajeGiro mi cabeza hacia el padre porque no quiero ver su expresión cuando me diga que está decepcionado de mí-- Aunque tengo que decir que pasé un buen momento leyéndolos. Muy divertida y descarada escritura, me parece. Usted es una listilla, y yo tenía razón: Es imposible que se muerda la lengua. Y es por eso que su trabajo ha obtenido una A.
  Mi cabeza de mueve como un rayo hacia él.
--¿Qué?
--Una AObtienePorque me enseñó algo más que dolor.
--¿Y qué es eso?
--La verdad. Me dijo la verdad.
Nos quedamos mirándonos unos momentos, y luego él sonríe y agrega:
--Aunque su redacción no fue la mejor, me temo. Debería tomar más cursos.
Y ahí está el cabrón.
Sonrío, incluso me río un poco, porque me parecía ya muy extraño.
--Gracias.
Asiente y se levanta silenciosamente.
--Lo siento por su amigo.
Le agradezco y desvío mi mirada hacia el cura.
--¿Le puedo preguntar por qué no lo entregó?
--Pensé que era un asco que usted  supiera más de mí de lo que yo sé de usted. No es un trato justo. De cualquier manera, yo ya había obtenido mi cierre, y ya no necesitaba escribir nunca más.
  Asiente.
--Sí, creo recordar la parte donde me decía eso en el trabajo.
Me sonríe, y se da la vuelta, pero antes de dar un paso mira sobre su hombro y dice:
--Y sus padres se lo pierden. Esos hijos de perras se perdieron de una hija ejemplar. Estoy orgulloso de usted.
  El comentario me paraliza en mi lugar, porque nunca nadie a parte de la madre de Jude me había dicho algo similar. Que soy especial.  Y me gusta pensar eso: Que esos dos perdedores se perdieron de una chica maravillosa a la cual no merecen.

   Y porque él maldijo, por supuesto.
  Ahora no me siento tan enojada con ellos. Siento lástima por ellos, porque nunca llegaron a conocerme. Porque nunca tendrán de mi pastel de calabaza en las navidades ni nadie que cante en la ducha dulces canciones de amor, y nunca tendrán a alguien que los ame con tanta intensidad como yo soy capaz de amar.



--Sthep Stronger.
Pd: Este es mi capítulo favorito :) Espero que les guste tanto como a mí.


Taken. Capítulo 17. Final.

                                              Untitled


Final.


--¿Por qué aún no termina?
Lauren pone un mechón de pelo detrás de mi oreja, mirándome. Maggie deja su café sin tomar sobre el mostrador, y Marcus pasa una mano por su cabello, eternamente cansado.
--Estamos haciendo todo lo que podemos, cieloResponde LaurenPero tienes que saber algo: Es posible que no podamos encerrarlo.
--Si lo hacen, ¿Qué va a pasar con Aisslin y sus hermanos?
--Se van a quedar con su madre adoptivaResponde Marcus, estirándose para envolverme en sus brazosTe prometo que a tu amiga no le pasará nada.
  Besa la parte superior de mi cabeza y asiento.




                                                                      
 

                                 



Han pasado tres meses desde mi accidente, desde que hablé con Aisslin en esa cafetería y desde que intentan atrapar a su padre. Huyó del país. Y eso devastó más a Aisslin. Aún hablamos, pero no es lo mismo y no es tan frecuente. Son pequeñas conversaciones tensas cada tres días o así.
   Realmente ninguna de las dos quiere hacer esto ahora. Pero sabemos que la culpa no cae en nosotras. Intentamos hacerlo mejor.
   Ahora, en frente de mi espejo de cuerpo entero, saco mi camiseta y pantalón y los cambio por unos shorts pequeños y una ligera blusa de tirantes, preparada para ir a dormir. Lauren, Marcus y Maggie fueron a cenar esta noche. Me preguntaron si quería ir porque tienen miedo de dejarme sola, pero quiero tiempo para mí sin ellos (Aunque los quiero) y quiero que ellos tengan tiempo sin mí. Nina está en la fiesta de cumpleaños de su nuevo novio, a la cual también  me invitó y no quise ir. Todos excepto Ally están encima de mí. Y ésta cree que yo no la vi salir por la ventana para ir a alguna parte con sus amigas cuando le dijeron que se quedara conmigo.
   Tengo tiempo para mí misma por un tiempo, y eso me da un respiro, lo suficiente como para quitarme las ropas sofocantes y ponerme algo ligero sin miedo.
    No hay nadie más para ver mis cicatrices, excepto yo.
Miro mis hombros, brazos y espalda en el espejo. Siguen siendo igual de horribles, pero ahora tengo más para agregar a la colección. Por alguna razón donde mis moretones estaban, no se desvanecieron por completo; Dejaron unas manchas de un tono más oscuro que mi tono natural.     
    No voy a ser ninguna reina de belleza en ningún futuro próximo.
Pero me doy cuenta de que estoy bien con ello. Solía avergonzarme de mis cicatrices y por eso no quería mostrarlas. Ahora es diferentes: No las quiero mostrar por estética, pero no estoy avergonzada para nada. Fue algo horrible que me pasó, pero estoy viva.
  Sobreviví.
Yo gané.
   Escucho movimiento en mis espaldas y veo a Dan parado en el umbral de la puerta, vestido con un sweater, ahora que Navidad vino y se fue. Mañana en la noche será año nuevo.
--Tengo llave, ¿Recuerdas?Dice, pero suena distraído, porque sus ojos recorren mi cuerpo hecho trizas, desde mi cuello a mis piernas no tan intactas nunca más.
   Es la primera vez que de hecho me pregunto si le importa.
Y tengo que admitir que me asusta la respuesta.
Lo miro mientras él mira mi cuerpo, en completo silencio. Y espero.
Después de unos minutos, muchas emociones pasan por su rostro: Desde asombro, dolor y rabia. Finalmente me mira en los ojos, y avanza hacia mí lentamente.
  Dejo de preocuparme cuando presiona mi cuerpo contra el espejo y me besa, envolviéndome en sus brazos, lo cual es bastante fácil, porque yo soy enana y él es gigante.  Sonríe en mi boca y hago lo mismo, porque de repente hay un nudo en mi pecho que se deshace y hace todo cálido por dentro.
  Salto cuando siento sus dedos debajo del dobladillo de mis pequeños shorts, y luego debajo de mi blusa.
--Me gusta esta pequeña blusaMurmuraPero me gustaría más fuera.
Me sonrojo con intensidad. Levanta mi blusa y la saca por mi cabeza para luego aventarla a algún rincón de la habitación. Se separa un poco de mí para observarme en sujetador, y estoy segura de que a estas alturas parezco un tomate.
  Luego hace algo que no esperaba: Levanta la mano y con sus dedos traza mis feas cicatrices.
--Lo sientoDiceSiento lo que te hicieron. Esos hijos de puta de mierda. A veces siento… Me siento… Como si podría matar a alguien.
  No quiero que lo sienta por mí, pero las palabras no salen de mis labios así que levanto una mano y la pongo sobre su mejilla cálida y acaricio.
  Me mira a los ojos.
--Nunca te dije esto, pero creo que te amo. Como realmente amar.
Recargo mi cabeza en el vidrio mientras lo miro a los ojos, y siento que es la primera vez que lo veo. Las palabras rebotan en mi cabeza como un eco sin fin.
 Él me deslumbra.
--¿Tú me amas?Susurro.
--Sí.
Una sonrisa empieza a extenderse sobre mi rostro, y no puedo detenerla. Él sonrío también, pero me doy cuenta de que de pronto está nervioso.  Tardo un momento en contestar, sólo por el placer de verlo sudar.
--Yo también creo que te amo. Como realmente amar.
  Deja el aire salir de sus pulmones de golpe y sonríe mientras sacude la cabeza.
--Tú solo disfrutas verme sufrir, ¿Verdad?
--¡Has descubierto todos mis secretos!Exclamo.
Sonríe antes de besarme de nuevo. Sus manos van de mi estómago hasta mis muslos y entonces me levanta. Envuelvo mis piernas alrededor de su cintura y él me lleva hasta mi cama. Delicadamente me acuesta sobre mi espalda, y se acomoda sobre mí. Estiro mi mano y toco su cabello.
--Mis padres llegarán en cualquier momento.
Resopla y se deja caer contra mí, recargándose en sus codos, a cada lado de mi cabeza.
--Eso apesta. Iba a ser divertido.
Río, y él pone su peso completamente contra mí. Pone su cabeza sobre mi pecho, de modo que su oreja está sobre mi corazón, y me abraza como un niño abraza a su peluche.
  Nos quedamos en silencio por unos momentos.
--¿Enserio te vas a dormir?Finalmente le pregunto.
--Si tienes una mejor idea…--Dice.
--Estaba pensando en besarnos hasta que ellos vuelvan.
Se levanta de mí inmediatamente y se pone en la posición que estaba antes de que le rompiera la burbuja.
--Bueno, eso suena mejorDice mientras se inclina a besar mi cuello.
Reímos juntos, y cierro los ojos momentáneamente. Cuando vuelvo a abrirlos, me está mirando. Pero no es esa mirada caliente con la que siempre lo atrapo. Es diferente. Está llena de amor y ternura.
  Mi respiración se atasca.
Le sostengo la mirada intensamente, la risa muriendo en mi garganta. Entonces tomo los bordes de su camiseta y jalo hacia arriba.
 Observo la vitrina que reemplacé por la ventana. La vitrina es en su mayoría de vidrio transparente, pero en el medio hay una flor en muchos pedazos de vidrios irregulares de colores fuertes. La luz del crepúsculo, en tonos amarillos y naranjas profundos, atraviesa la ventana y se corta en aquellas piezas irregulares. La luz nos baña, finalmente, en sus colores naranjas y otros rosas y verdes, mientras el resto de nuestra ropa desaparece.




                                                                                
 



Cuando bajo las escaleras, Maggie está decorando la casa con cosas Navideñas, otra vez. Dice que aunque ya ha pasado, es válido tenerlas alrededor hasta al menos febrero. He aprendido que es su festividad favorita. En la noche de navidad, me abrazó muy fuerte y empezó a llorar porque era su primera navidad conmigo después de mucho tiempo. De hecho todos se volvieron un poco emocionales.
   Maggie alza la mirada y sus ojos resplandecen cuando me ven. Abre los brazos y voy a ellos.
--¿Cómo amaneciste?
Sonríe.
--Bien.
  Muy bien, de hecho.
Sonrío ante el recuerdo y lo disimulo apartando mi rostro. Dan se fue cuando Marcus me mandó un mensaje preguntándome si quería que pidiera algo para mí del restaurante. La interpretamos como nuestra señal de que nuestra noche había acabado, pero me envió un mensaje cuando llegó a casa. Estará aquí hoy, por supuesto. Porque él pasa la mitad del tiempo aquí. Creo que su madre vendrá ésta vez consigo.
  Cuando le pregunté anoche por qué pasaba las fiestas con nosotros y no con su madre, o por qué nunca llegaba a verla con él, me contestó que ella viaja por negocios y tiene la casa para él el ochenta por ciento del tiempo. No le gusta estar solo. Y a mí no me gusta que esté solo.
--¿De qué sonríes?Pregunta Nina, pasando por mi lado directamente al refrigerador.
  Sacudo la cabeza.
--De nada.
Levanta una ceja y me sonrojo. Niego con la cabeza hacia ella, pidiéndole que lo deje. Entonces una chispa de algo cruza sus ojos.
  Conocimiento.
--¡Ugh!ExclamaDios, no. Ugh, ugh, ugh. No quiero saber.
Le pateo el pie, porque Maggie está parada justo ahí. Pero no es su voz la que escucho.
--¿No quieres saber qué?Pregunta Marcus, caminando hacia nosotras. Besa nuestras cabezas y luego va a abrazar a Maggie.
--NadaMiente Nina.
--¿Dónde está su hermana?Pregunta él.
Uff. Salvada.
--La oí roncar desde la habitación de huéspedesResponde Lauren, caminando hacia la isla en la cocina perfectamente arreglada, como siempre.
   Lauren ha estado alternando su tiempo entre estar aquí y allá, y más con las celebraciones. Maggie y Marcus insistieron en que se quedara en la casa en vez de buscar un hotel, y eso me hace feliz, porque la extraño como loca cuando no está aquí.
--Esa niñaMurmura MaggieJuro que podría pasar su vida entera durmiendo.
  Me ahorro el comentario de decirles que es porque no llegó a casa hasta como las dos de la mañana, porque sé que se meterá en problemas.
--Y comiendo. Comiendo también. Ha engordado como cinco kilosEscucho a Dan decir.
  Miro sobre mi hombro y lo veo cruzar la cocina, con su sonrisa coqueta torcida.
--Eres un abusivoDice Nina.
Dan le sonríe, pero aun así camina hacia mí y me sostiene en sus brazos. Porque el chico no tiene ningún problema con el afecto público. Besa mi sien antes de acercarse a mi boca, pero Marcus lo detiene:
--No presiones, hijo. No presiones.
Dan sonríe hacia él  y yo simplemente volteo mi rostro, porque está completamente rojo.
    Va a tomar mucho de mí; Acostumbrarme a ver a Dan no sólo como uno de mis mejores amigos, sino como mi novio también. Va a ser difícil los besos y el contacto frecuente cuando he pasado tanto tiempo distante.
     Es como emocionante.
--EwEscucho decir. Es Ally, parada en las escaleras con el pelo desordenado y sus ojos medio abiertosSi empiezan a ser de esas personas que siempre están con el MAP, los mato.
--¿Qué es MAP?Pregunta Lauren, tomando una de las tazas de la encimera y dirigiéndose hacia la cafetera.
--¡Muestra de afecto público!
Dan le saca la lengua a Ally y ella se lo regresa.
--Pensé que tu mamá iba a venirLe digo a Dan, cuando todos dejan de prestar atención.
--No hasta esta noche. Su avión aún no llega. Pero te tengo una sorpresa.
Levanto las cejas.
--¿Por qué es eso?
--Sé que sin eso tu año nuevo no estaría completo.
Sonrío.
--Bueno, ¿Qué es?
Me da esa sonrisa que tiene cuando piensa que ha sido muy inteligente. Este presumido.
--Espera.
Espero. Después de unos momentos, levanto las cejas hacia él.
--¿Qué?
--Te prometo que no tarda.
   Entonces la puerta de entrada se abre bruscamente. Miro a Dan y sigue con su infinita sonrisa, así que supongo que tiene algo que ver. Doy unos pasos hasta ver la puerta, y lo primero que veo son maletas en el suelo.
--¡No puedo creer que no me hayas ayudado porque estabas desesperado por hacer manitas con tu novia!
  Jay pasa por algunas maletas en el suelo y cierra la puerta tras él. Para cuando me mira, es demasiado tarde porque yo ya corro hacia él y lo tacleo. Caemos sobre el sofá y río prácticamente en su cara.
--¡Por Dios mujer! ¡Ya te he dicho que soy gay, caray!Dice y luego ríe.
Nos abrazamos, y por una falta de balance, caemos al suelo, él sobre mí.
--¡Quítate, pesas mucho!
--¿Disculpa? Esto es puro músculo, nena. Además, tú eres la que me hizo caer, para tu información.
--¡Es pura grasa, gordito! ¡Ahora quítate!
--¿Me estás diciendo gordo?Finge indignación, y  asiento. Entonces, ahí en el suelo empezamos a reír frenéticamente. Rueda a mi lado y cada vez que volteo a mirarlo, me da más risa.
--Me estoy sintiendo celosoEscucho a Dan decir. Tiene los brazos cruzados, pero está riendo con nosotros.
--¡Me siento tan feliz que estés aquí!Le digo  a Jay, poniendo mis brazos alrededor de su cuello, y él me abraza de vuelta.
--Yo solamente quería pasarme por aquí para dejar en claro que fue mi ideaEscucho a Lauren decirEs bueno verte de nuevo, Jay.
--¡Fue mi idea también!Salta Maggie.
--Gracias, señora F y C.
Ruedo los ojos y le saco la lengua. Nina entra en la habitación, con cara seria. Me mira fijamente.
--¿Qué?Le pregunto.
Pasa unos segundos antes de que me lo dice.
--Aisslin está afuera.
Todos en la habitación se me quedan viendo, y siento cómo Jay se tensa. El aire en la habitación de repente es demasiado pesado como respirarlo. Jay me deja ir y yo me levanto del suelo para ir a la puerta.
  Aisslin, ella está en a unos pasos de distancia de la puerta delantera, como si estuviera preparada para correr. Se ve tan bonita, como ella es, con ese pelo largo y los ojos bonitos, pero hay algo mal. Últimamente todo va  mal entre nosotras.
  Jala su chaqueta para resguardarse del frío cuando me ve.
--Hey. ¿Quieres pasar?Le preguntoHace un frío que pela aquí afuera. Ni siquiera traes bufanda.
--Lo sientoDice, y miro la nube blanca que sale de su boca y viaja al cielo, causada por el fríoPero no puedo.
--¿A qué te refieres a que no puedes? Aisslin, te vas a congelar aquí afuera, podemos entrar…

--NoMe interrumpeNo, no entiendes, Liv. No puedo. Ya no puedo hacer esto. Pensé que sí, nos hice creer eso, pero lo siento. No puedo.
  Las palabras agregan más frío aún. Me congelan en mi lugar y mi corazón tartamudea.
--Aisslin… ¿Por qué?
--Lo siento, Liv, pero cada vez que te miro a los ojos... me mata.
  Las lágrimas se deslizan de sus mejillas. Me doy cuenta de que luce más delgada y tiene ojeras en sus ojos.
--Supongo que no había una oportunidad para nosotras, ¿Verdad? Tal vez algún díaLe digo, intentando aferrarme a algo de esperanza.
--Tal vez algún díaCoincide.
   Siempre he notado este arte en las palabras; Como un conjunto de ellas puede significar todo y al mismo tiempo nada. Cómo las mentiras se pueden esconder detrás y nunca las notamos a menos que sepamos mejor.
  Y ambas sabemos mejor.
Sabemos que no hay ningún tal vez para nosotras. O al menos no en ningún futuro próximo. Las heridas tendrán que sanar, y para ello falta mucho, y ninguna de las dos puede esperar tanto tiempo.
--Te quiero, Aisslin. Gracias por tu amistad.
--Yo también. Gracias por entender.
  Ella se da la vuelta y regresa a su carro trotando. Se queda un momento aferrándose al volante pero se recupera pronto. Arranca y veo cómo el auto desaparece de mi vista.
   Y me doy cuenta de que se ha terminado. Por siempre. Pero también me doy cuenta de algo, de algo muy importante: Que no cambia nada.
  Aisslin me dijo alguna vez que no puedes forzarte a amar o dejar de amar a nadie. Y tiene razón. Porque a pesar de que en este mismo momento nos hemos roto, no significa que nuestra amistad no fue real. Ella fue mi amiga cuando lo necesitaba, y por eso voy a estar eternamente agradecida, y sé que todos los días la voy a recordar como alguien a quien quise, no como la chica que se marchó un día de víspera de año nuevo.
  Me doy cuenta de que no tiene que durar por siempre para que sea real.
  Sé que es una mierda, que no debería de ser así, pero lo es. Las cosas realmente son así en la vida real. Y eso me da paz mental. Esto me va dejar dormir por las noches y despertar al día siguiente sabiendo que amé como debí y dejé ir cuando tenía que hacerlo.
--¿Livie?Marcus se acerca a mí y pone una mano en mi espalda--¿Está todo bien?
Me volteo a verlo y veo la preocupación destellar en sus ojos. Me pongo de puntillas y beso su mejilla para liberar la tensión. Funciona, porque sonríe.
--Sí. Todo va bien.
--¿Estás segura? ¿Están ustedes dos… peleadas?
--No, no lo estamos. Estamos bien. Sólo tomamos caminos diferentes.
Creo que me va a decir algo pero se frena cuando ve mi expresión de calma.
--BienDiceHay que entrar, aquí hace mucho frío. Tu madre quiere hornear un pay de frutillas para esta noche y necesita ayuda.
--¿Uno? ¡Me lo como sola! Es mejor hacer como unos cuarenta.
Levanta una ceja.
--Oh, Dan y Ally.  Cierto.
--No, la verdad es que sólo estaba pensando en Jay.
--¡Te escuché!Lo oigo decir desde el sofá--¡Y ya te dije que esto es puro músculo! ¡No estoy gordo!
--¡Claro que lo estás!
--¡Lauren, dile algo!
Entro y veo a Lauren recargada en una pared.
--Bueno, es cierto que esa camisa solía quedarte más floja, Jay White.
--¡Son abdominales!Exclama, y yo me dejo caer sobre él mientras nos reímos.




                                                                       




El conteo da marcha atrás hasta que queda en cero, y todos echan los brazos al aire y gritan de alegría. Mis padres (los biológicos) se ponen emocionales, pero mi otra madre está tan feliz que incluso me da una copa con un poco de un suave vino frutal con una rodaja de durazno en el fondo. Me da un beso en la cabeza y me dice que está orgullosa de mí. La madre de Dan me sonríe y me da un abrazo. Mis hermanas, mi novio y mi mejor amigo (casi mi hermano) vienen juntos a mí y me aplastan con su abrazo grupal, algo que juran que no van a volver a hacer porque es muy cursi, pero yo sé mejor. Después de eso Maggie nos dice que nos sentémonos, porque la cena va a comenzar, y el aire huele asombroso.
    Nada después de esta noche va a ser lo mismo nunca más, me doy cuenta; Es un nuevo año, uno sin Aisslin, y cuando la escuela haya terminado, mis dos hermanas mayores y mi novio irán a la universidad. Lauren tendrá que volver a casa eventualmente y también Jay. Yo empezaré mi último año de escuela y después de eso me habré ido como el resto, a una nueva ciudad, con nuevas personas.
    Y sin embargo, esta vez no tengo miedo. Solía ser esa niña insegura que tenía miedo al cambio, pero no soy esa persona nunca más, y me siento malditamente orgullosa de la persona en que me he convertido. Alguien que alguna vez tuvo muchas paredes pero todas ellas se han podido derribar.
  Hoy brillo, y ellos brillan conmigo. En este momento, mirándolos charlar entre ellos, no tengo que mirar las estrellas para saber cuan afortunada soy de tener lo que tengo, de haber tenido la oportunidad de convertirme en quien hoy soy. Me basta mirarlos. Me basta mirarlos para tener la certeza de que gracias a ellos nunca voy a ser de nuevo la niña que fue tomada.




-Sthep Stronger.
Hoy fue mi último día de escuela. No me había dado cuenta qué tan triste me sentía hasta que venía de vuelta a casa y me puse escuchar canciones tristes de Taylor Swift. Jodida Taylor.
Ps: Nuestra camiseta (de Lizzie y yo) de generación es de Bajo La Misma Estrella :D

jueves, 19 de junio de 2014

After Jude. Capítulo 10.

Reality.
After Jude. Capítulo 10.

He llegado a la conclusión de que es un asco que nosotros tengamos qué metafóricamente vomitarle nuestros corazones y nosotros no sabemos nada de usted.
  Y ya. Sólo quería marcar ese punto.
Prosigamos.
Hace una semana, yo conocí a un chico. No le diré su nombre puesto que esto de que sepa todo de mí ya me está volviendo loca. La primera vez que me pidió mi número, no quería hablar con nadie más acerca de ello que con Jude.
  Y eso me ha hecho pensar algo.
Es imposible para mí tener un cierre cuando nunca le dejé ir.
Pensé que lo había hecho, ¿Sabe? Cuando abandoné ese lugar, que estaba intoxicado de él. Pero eso era todo lo que era: Un lugar. Conduje cientos de kilómetros para comenzar de nuevo y ser un adulto, pero supongo que en el fondo siempre he sabido que nunca he dejado de sostener la mano de Jude.
Y ahora, no sé cómo dejarlo ir.

Dejo la computadora y me pongo los audífonos. Un minuto después, empiezo a cantar. A gritar, más bien:
--¡LET IT GO, LET IT GO!
¡CAN’T HOLD IT BACK ANYMORE! ¡LET IT GO, LET IT GO! ¡TURN MY BACK AND SLAM THE DOOR!

Al diablo el periodismo, yo voy a ser cantante.
Me dejo caer en la cama y escucho la misma canción hasta que la noche cae, total y completamente deprimida.




                                                                                      
          




Los días pasan rápidamente, y antes de que lo sepa, mañana es el día de entrega.
Y aún duele cada vez que escribo.


Incluso cuando no soy una creyente, a veces voy a la iglesia, ya sabe, por el cumpleaños de Jude. Su madre me anima a que haga eso por él, a pesar de que no tiene sentido para mí. Pero lo hago todos los años para no dejarle saber a la señora Perkins que puedo ser una perra.
  En mi defensa, Jude no era un creyente y se me estuviera viendo desde allá arriba, donde sea que sea (Aunque también está la posibilidad de que no haya nada después de la muerte. Si no crees en Dios no crees en el cielo, ¿Cierto?) resoplaría y me dijera que moviera mi trasero a alguna otra parte.
  Se lo cuento porque mañana, el día de entrega (O sea, ahora para usted que está leyendo esto, si sigue leyendo) voy a pegar mi trasero en esa pequeña iglesia blanca cerca de la universidad. Eso significa que voy a tener tiempo para pensar. Lo que significa que voy a traer de vuelta a Jude y voy a terminar llorando por su pérdida.
  Y luego voy a llorar por mí. Porque he fallado éstas últimas semanas en encontrar mi cierre; He estado viviendo con Jude todos estos años. No sé cómo desprenderme de él sin abandonarlo completamente.
  Señor Morgan, creo que soy un fracaso.


El último pensamiento hace que mis ojos ardan y las lágrimas salgan.
“Oh, Jude. Me está haciendo mucho daño. Necesito dejarte ir”.
Sigo hablando con él mentalmente, hasta que de pronto no es suficiente. No es suficiente decirlo en mi cabeza, silenciosamente. Necesito que me escuche. Necesito gritarlo.
  No puedo seguir escribiéndolo en papel, a la persona equivocada.
Todo este tiempo fue a la persona equivocada.
 Antes de saber lo que estoy haciendo, llamo a Terra y le pido prestado su carro por unas horas.
  El auto es viejo y batallo para encontrarle el truco, pero finalmente, comienzo mi viaje por carretera. Y unas largas horas después, el cielo se está oscureciendo, pero a mí no me importa.
  Mi garganta está quemando.
Y sé que soy una maldita loca, pero estoy segura como el infierno que no me importa.
  Llego a la tumba de Jude y mi pecho va arriba y abajo, como si hubiese corrido un maratón.
--JudeMi voz tiembla, pero continúo de cualquier maneraEres un egoísta hijo de perra. Eres un imbécil. ¡ Yo abrí mi corazón metafórico para ti y lo tomaste y luego lo tiraste! ¡Como si yo no fuese nada! ¡Como si no valiese la pena luchar por mí! Pudiste seguir yendo con tu psicólogo, pero eras demasiado arrogante y presumido para admitir que necesitabas ayuda. ¡Tal vez tú eres el que está muerto, pero el resto de nosotros morimos contigo! ¡Y no creo que a ti ni siquiera te importe, egoísta engreído hijo de puta!
  Digo la última parte en un grito y quito el pelo de mi cara mientras siento el aire golpear mi rostro mojado, haciéndolo frío.
--Y aun así te quiero con todo mi corazónAdmitoY siempre lo haré, incluso cuando eres un imbécil y a veces te odio. Te quiero. Pero necesito dejarte ir. Necesito soltar tu mano.
  Ahora en verdad estoy llorando; Me arrodillo frente a tu tumba y me doblo.
--Necesito decirte que es demasiado doloroso. Y lo siento. Pero necesito elegirme a mí sobre ti. Necesito siempre elegirme a mí sobre cualquier otra persona.
    Y en este momento, sé que estas son mis palabras de clausura.


--Sthep Stronger.


lunes, 16 de junio de 2014

After Jude. Capítulo 9.

pll | via Facebook
After Jude. Capítulo 9.

--Entonces, ¿Cómo les ha estado yendo?
  Todos estamos devastados. Con una sola mirada alrededor se puede ver las sombras debajo de los ojos de mis compañeros, los pelos sin peinar, las miradas de vacío, las mandíbulas apretadas de aquellos que son demasiado tercos como para admitir que duele.
  Y todos hacemos cola para matar a Morgan.
El silencio se extiende por la habitación.
--¿El silencio significa que va mal?
En mi mente, lo he matado tres veces.
Da unas palmadas y se sienta en su escritorio, mirándonos.
--¿Por qué creen que las personas sienten dolor?
 Y como no he dormido mucho recientemente, mi boca no está conectada con mi cerebro:
--Porque hay personas que son unos verdaderos hijos de puta allá afuera.
  Morgan levanta una ceja hacia mí, pero el resto de mis compañeros sacan una risita.
--El lenguaje, señorita CrossAdvierte.
--Quería una respuestaLe digo, porque soy una jodida loca y nadie puede detenerme nunca más.
--Lo que usted dijo fue más un insulto que un sentimiento.
--Mis sentimientos se expresan en insultos.
  Cosa que es verdad.
Pienso que me va reprender, pero asiente.
--Es válido, entonces, supongo. No puedo esperar a ver su escrito. Me pregunto si mordió esa lengua suelta que tiene.
  Me pregunto si lo dice en mal sentido, pero no parece serlo así. Está sonriendo, con esa estúpida taza de lo que sea en su mano. Siempre se sienta ahí, todo tranquilo con esa estúpida taza y me está volviendo loca. Por alguna razón.
--Como he dicho, mis sentimientos se expresan en insultos.
Ríe y mira al resto de la clase.
--¿Hay alguien en esta habitación que tenga otra respuesta?
  La clase se queda callada.
Sé que están pensando en hijos de puta.




                                                             





Mis instintos supernaturales de compañera de habitación me dice que Terra está besuqueándose con Jason en nuestra habitación, así que me voy a la cafetería para no interrumpir. De acuerdo, no es que tenga instintos supernaturales, es sólo que es todo lo que han estado haciendo últimamente. O siempre, pero recientemente entro a la habitación cuando están todos cariñosos.
  No me siento como para escribir al señor Morgan, porque A) Todavía quiero matarlo por hacerme hacer esto y porque B) No tengo inspiración. Así que sólo me siento en una de las mesas del lugar repleto para corregir. Las correcciones parecen jamás terminar. Agregas, borras, vuelves a poner lo que pusiste, lo borras de nuevo. Es un proceso. Así vamos a ponerlo.
  Generalmente no tardo mucho en recibir mi café, pero como el lugar está más lleno de lo usual, la cosa se tarda. Además, creo que tienen un problema con una máquina. No estoy apurada, así que no me importa.
  Termino (O eso creo. Juro que cuando vuelva a echarle otra revisión voy a encontrar más errores) de hacer las correcciones y escribo un poco.

   La señora Perkins me dijo que no sabía nada de la carta cuando me encontró escaleras arriba. Dijo que no había hecho nada más que limpiar su cuarto de vez en cuando, y yo le creí. Se quedó sentada conmigo y sostuvo mi mano mientras limpiaba mis lágrimas.
  Luego le dije lo que Jude me dijo que le dijera.
Lloramos un poco más, luego reímos, y finalmente fuimos a comer, compartiendo los buenos recuerdos que teníamos de Jude.
  Fui a visitar su tumba antes de irme.

--
¡Kelsey Winston, Ridley Sutton, Harry Conrad y Mackenzie Cross!
Levanto la vista ante el sonido de mi nombre (Y otros desconocidos). Veo a la muchacha en el mostrador poniendo los vasos con los nombres en el granito. Yo y otros extraños nos levantamos por nuestra orden y cuando finalmente me acerco, sólo queda uno.
 Tomo mi café y me dirijo hacia mi lugar. Estoy a punto de poner mis labios sobre el plástico cuando oigo:
--Genial. ¿Quién es Mackenzie Cross?
Levanto la vista y encuentro a una chica de pelo largo y negro mirando a todas partes. Tiene una camiseta de tirantes negra y una falda de jeans corta. Es bonita.
--Soy yo.
Me mira y camina hacia mí, con un chico de ojos azules detrás de ella.
--Me equivoqué y tomé tu café. Lo siento.
Miro hacia el vaso en mi mano y veo Ridley Sutton escrito con negro en una caligrafía cursiva. Al mismo tiempo, escucho a alguien decir:
--Vaya, sabes como disculparte.
Miro hacia el sonido de la voz, y encuentro a un chico al cual me gustaría ver sin camiseta.
--Ja, jaLe dice Ridley, y me da mi café. Le doy el suyo tambiénNo fui criada por lobos, sabes.
Le sonríe cariñosamente al chico y él se la devuelve. Lástima. Está tomado.
--¿Quién es tu amiga?Dice él, señalándome.
--Oh, no. Ella sólo tomó mi café por equivocaciónLe digo, sonriendo amable.
No se me pasa que el chico me da una repasada, pero intenta disimularlo cuando se da cuenta de que es demasiado obvio. Miro a la chica, porque pienso que tal vez se enoje por esto, pero ella tiene sus manos juntas a la altura de su barbilla y nos mira, con una chispa en sus ojos.
  Ella y el chico a su lado, el de ojos azules, se miran. Ella le sonríe.
--Ridley…--Le dice él, a modo de advertencia.
No le hace caso.
--EntoncesDice RidleyÉl es mi hermano Charlie. Charlie, Mackenzie Cross. El café no mienteAntes de que pueda disculparme y marcharme, ella se sienta en la silla en mi mesa y me mira como si fuésemos viejas amigasEntonces, Mackenzie. ¿Qué estudias?
  El chico de ojos azules suspira, un poco divertido, y se sienta a su lado. Los miro a los tres antes de sentarme. No estoy segura de qué está pasando aquí.
--Periodismo.
--Oh, lo siento. Este es mi novio Harry.
El chico Harry asiente hacia mí, ahora absolutamente divertido con la situación.
Y yo aún no sé qué está pasando.
--¿Tienes novio, Mackenzie?
 Abro la boca, pero igual no voy a decir nada. Sólo es un reflejo. Igual si hubiera dicho algo, no lo hubieran escuchado, porque el hermano Charlie la corta.
--Okey, Rid. Ya sé lo que estás haciendo. Ya basta.
Ella lo mira, con una expresión inocente.
--No sé de qué estás hablando.
Charlie mira a Harry.
--¿No puedes hacer que se detenga?
--Nadie puede hacer que se detengaDice él. Luego la mira y toma su mano, entrelazando sus dedos con los de ella. La mira con tal dulzura que de repente tengo envidiaVamos, Scott. Vamos a conseguirte un pastelito.
--Pero…
--Tu hermano puede hacerlo sin tu ayuda.
--Ya sé que sí, pero nunca pone de su parte.
Harry se levanta y lleva a Ridley con ella. La toma de la cintura y la lleva al mostrador, donde están los postres.
  Los miro marcharse.
--No sé qué está pasandoAdmito.
--Lo sientoMe dice, mirándomeEsa es mi hermana pequeña. Ella… Siente que tiene que conseguirme una novia.
 Me río. Por alguna razón el luce sorprendido.
--¿Siempre intenta emparejarte con desconocidas?
Se encoje de hombros.
--De vez en cuando.
La conversación puede darse por terminada desde aquí, pero él se queda ahí.
--¿Entonces estudias Periodismo?Pregunta, para hacer conversación.
Lo miro, y sonrío.
--Sí. Pero ahora mismo estoy estancada en un proyecto de Escritura Creativa. Es obligatorio para nuestra materia.
 Le brillan los ojos con reconocimiento.
--¿Con Morgan?
--¿También lo tienes?
Sacude la cabeza.
--No. Me gradué el año pasado, pero tenía un espacio libre y mi hermana me insistió en que lo tomara. Eligió Escritura Creativa para mí porque pensó que si le pedían un poema en la escuela, yo podría hacérselo.
  Me río de eso.
-.Ahora ella está estudiando psicología, lo cual es demasiado raro, porque siempre ha odiado a todos los psicólogos, pero su carrera no requiere de poemas. Un desperdicio.
--Pues me alegra que no tenga a Morgan. Quiero decir, es bueno y eso, pero en este momento todos queremos matarlo.
Asiente, sonriendo.
--Entiendo el sentimiento.
Mi celular suena. Es un mensaje de Terra preguntándome si había tomado su sweater verde o si lo había perdido. Meto el celular en su sweater, y cuando miro de nuevo al chico, veo que nuestro momento ha terminado.
--Entonces… AdiósDice.
--Adiós.
Se aleja hacia su hermana y su novio y yo me guardo mi trabajo para ir a mi habitación, cuando entonces escucho la voz de su hermana:
--VUELVE AHÍ Y PIDE SU NÚMERO.
Sonrío un poco, pero no miro en su dirección. Cierro mi laptop y abro mi bolsa para meterla.
 Escucho pasos.
--¿Me quieres dar tu número?
Miro hacia arriba y encuentro al chico Charlie, nervioso.
--¿Qué?
--¿Quieres mi número? No. Espera. Eso estuvo mal. Yo… voy a darte mi número. No. Dios… Tú vas a darme tu número. Jesús.
Choca la mano contra su frente.
Y yo me río.
--No he hecho esto en mucho tiempoSe excusa.
--Yo tampocoAdmitoDame tu celular.
Intercambiamos números y luego me cuelgo la bolsa en el hombro, ahora demasiado pesada por mi computadora.
--Nos vemos.
Me sonríe y sus ojos no me abandonan cuando me voy. Puedo sentirlo.
Antes de marcharme, escucho a Ridley gritar:
--¡Es muy bonita!
--Cállate, renacuajoResponde Charlie.
Mientras camino a mi habitación, se me ocurre decirle a Terra sobre esto, porque es mi amiga, pero descubro que no quiero contárselo a ella. Quiero contárselo a Jude. Él nunca fue como esos gays cotillas que tienes por cliché, pero me hubiera dicho que tuviera cuidado porque podía ser un hijo de perra como Nick. No creo alguna vez escucharlo decir su nombre; Nick era “El Hijo de Perra”.
--¿Día duro?Me dice Terra cuando llego, recostada en su cama.
Me recuesto a un lado de ella y miro al techo.
--¿Y tú qué sabes de días duros? Vives en un cuento de hadas. Tienes al príncipe y todo.
Ríe y me golpea el brazo ligeramente.
--No siempre fui asíMe diceGeneralmente en la vida tienes que quebrarte un poquito antes de estar bien.



-Sthep Stronger.

sábado, 14 de junio de 2014

Mini Reseñas: Trust In Me y Be With Me. Jennifer L. Armentrout.

Trust in Me (Wait for You, #1.5)
Reseña: Trust In Me
Jennifer L. Armentrout
1.5 de una serie de unos cinco
 o así llamada algo que termina en Me
:D

Cameron Hamilton está acostumbrado a obtener lo que quiere, especialmente cuando se trata de mujeres. Pero cuando Avery Morgansten viene a estrellarse en su vida -literalmente-, él finalmente conoce a la única persona que puede resistirse a sus ojos azules. Pero Cam no está listo para darse por vencido. No puede dejar a la luchadora e intrigante chica fuera de su cabeza.
  Avery tiene secretos, secretos que la mantienen de admitir los sentimientos que Cam sabe que siente por él. ¿La persistencia (Y galletas deliciosas horneadas) le ayudará a romper las barreras y ganar su confianza? ¿O será quitado de la vida de Avery, perdiendo su primera oportunidad real de obtener la clase de amor que dura para siempre?









                                        CAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAMMMMMM


Trust in Me (Wait for You, #1.5)


Estoy enamorada de Cam. Quiero uno para mi cumpleaños.


     Trust In Me es el mismo libro que Wait For You , sólo que contada desde la perspectiva del interés amoroso de la protagonista Avery o sea mi novio Cam. Si no han leído u oírme hablar alguna vez de Wait For You, es una novela romántica que disfruté bastante, y absolutamente esperaba que fuera de ésta manera con Trust In Me, porque A) es Cam, B) Jennifer L. Armentrout lo escribió y todo lo que la Jennifer escribe es bueno y porque C) ya había leido la misma historia antes y me encantó.
  Yo tenía razón en las tres letras, claro. Es sólo que esta vez, viendo a Avery desde otros ojos, se me ha hecho difícil agarrarle cariño, o simpatía. Aunque yo ya sabía qué estaba pasando, era difícil para mí y para Cam comprender por qué hacía las cosas que hacía. Ya sé. Raro.
    Es por qué le puse 3.5 estrellas en Goodreads. Ya sé que no le puedes poner .5 a las calificaciones en Goodreds (y eso apesta), así que le tuve que poner las 4 y en la descripción 3.5. Buuuuuuuu. Goodreads debería poner .5's. 



                                                                                                                     

Be with Me (Wait for You, #2)
Reseña: Be With Me.
Jennifer L. Armentrout.
Dos de una serie de la cuál aún no me
sé el nombre.

Teresa Hamilton está teniendo un año duro, está enamorada del mejor amigo de su hermano mayor, pero él no le ha hablado desde que compartieron un beso realmente increíble. Un beso explotador de mente * , un beso que cambia tu vida.
 Ella salió de una relación terrible. Y ahora su herida amenaza con destruir su carrera de bailarina por siempre. Es tiempo para el Plan B: Universidad. Y una oportunidad para demostrarle a Jase que lo que tienen es real.
 
 Jase Winstead tiene un secreto enorme que no cuenta a nadie. Especialmente no a la increíblemente hermosa hermana de su mejor amigo. Incluso aunque él y Teresa compartieron el beso más caliente de su vida, él sabe que sus responsabilidades deben tomar prioridad. Realmente no tiene tiempo para una relación. Pero no ayuda que en todo lo que puede pensar es en besar a la chica que podría arruinar todo.

Mientras son arrastrados más y más juntos, Jase y Tess no pueden negar lo que sienten el uno por el otro. Pero un peligro familiar se asoma y la tragedia pasa.  Mientras el campus se recobra, los amantes tienen que decidir qué están dispuestos a arriesgar si están juntos, y lo que están dispuestos a perder si no.

*Yo hice la traducción. Ya saben que hacer.
Todos las palabras con * son porque no supe cómo  o no hay una traducción en español para eso, así que le puse algo parecido o intenté describirlo, sin embargo no son las palabras reales.




Be with Me (Wait for You, #2)
Portada Alemana.
    Este libro me ha gustado tanto como el primero. Es cierto que Jase no es Cam, pero no significa que sea malo. Es cierto que tuve momentos de frustración con él, pero lo admiro como personaje por querer ser y hacer lo mejor para Jack, y por las personas que ama.  Y a Teresa, porque está tan viva, aún por todo por lo que tuvo que pasar. Y, aparecen Cam y Avery.
               *Espacio para fangirlear, por favor*

Be With Me es un libro rápido y fácil, sin ninguna complicación excepto por la éfrustración a veces con los personajes, pero enfrentemoslo: Siempre tenemos de eso.
Ahora, estoy ansiosa por leer el tercer libro, que creo que es de Britany, la amiga de Avery (del primer libro) y luego de eso creo que va la historia de la amiga de Teresa. Ya sé, este orden está raro.



-Sthep Stronger.
Ps: Me faltan sólo dos exámenes (Los dos de química :/ )

martes, 10 de junio de 2014

After Jude. Capítulo 8.


;( | Tumblr
After Jude. Capítulo 8.

Fueron las voces las que me despertaron.
Eran susurros enojados, y mi reloj marcaba las tres de la mañana, así que decidí levantarme y ver qué estaba pasando.
Mi tío me había pedido que regresara a casa, pero nunca se disculpó. Pensé que podíamos llevarnos bien. Era la única persona que tenía, cuando de ADN hablamos. Teníamos que funcionar de nuevo.
  Fue cuando vi a mi tío y a la señora Perkins hablando en la puerta. Pensé que estaba ahí para convencer a mi tío que me dejara a su cuidado de nuevo, pero la señora Perkins tenía el rostro demacrado: Estaba hinchado y su rímel se había corrido completamente, pero no fue ni de cerca lo que me alteraba. Era su mirada. Su expresión. De ese tipo de tristeza vacía que veía en el espejo los días después de esa noche.
  No tuvo que decírmelo para unir todas las piezas juntas. Él lo había intentado una vez antes.
Nos sentamos en  las escaleras de la entrada, sin decir nada por unos momentos, en el frío de la noche. Luego lloramos, ambas. No de ese tipo de llanto bonito de las películas, sino del feo, en donde hay mocos y… y pulmones de mierda que olvidan cómo ser pulmones.
  Lloramos desesperadamente, hasta que el sol se mostró en el cielo.
¿Sabe de esas metáforas de mierda en los libros, en donde al final consiguen un cierre cuando el sol se pone porque se supone que es un símbolo de aceptación y ésas? Una mierda total. Mentira. Engaño. Llámalo de la manera que quieras. El sol no lo hizo mejor, en todo caso. Lo hizo peor.
 Tuve que hacer todas esas cosas, ¿Sabe? Como si en verdad importara. Tuve que sentarme a comer el desayuno, y elegir mi ropa e ir a la escuela. Como si significase algo.
  Jude se había ido. Jude me había dejado.
Y esta es la cosa: Yo lo esperaba. Simplemente me negaba a aceptar que podría pasar de verdad. Volteaba mi rostro. Me engañaba a mí misma diciendo que Jude no haría eso. No a nosotras.
  He aprendido que a veces haces eso: Volteas tu rostro hacia los problemas porque es más fácil. Y supongo que eso es lo que hizo Jude al final. Eligió el camino fácil.
  Más tarde, tuve que ponerme el maquillaje porque mi rostro era un desastre y no quería que sintieran lástima por la chica que perdió a su amigo. Generalmente no me importaba, pero ahora sólo no quería hablar con nadie. Incluso intenté ser ligera. Intenté hacerlo no tan mal. Pero después de unas horas me echaba a llorar y tenía que comenzar de nuevo.
  Lo más difícil fue ver a Jude en la caja.
Estaba pálido y ataviado en un traje que había usado sólo una vez en la graduación de un primo.
  Y después de eso era como si yo estuviese en coma. Era consciente de ello, y me valía un bledo. Decidí quedarme en el pueblo, ¿Sabe? Porque había muchas memorias felices… Y dolía.
 Quería quedarme porque Jude estaba en todas partes, quería irme por la misma razón. Al final decidí que irse era doloroso, pero quedarse lo era aún mas.
 Yo y mi tío no pudimos funcionar de nuevo, y decidí volver con la señora Perkins. Ahora éramos sólo ella y yo en su casa. Empezamos a hablar de la universidad y escogimos Texas porque estaba lejos, pero no lo suficientemente lejos. Fue mi decisión. Me ayudó con las solicitudes. Obtuve una beca. Decidí ponerme mis pantalones de niña grande y marcharme.
  Y nunca me había dado cuenta de cuán difícil era: Ser un adulto. Decidir qué es lo mejor para ti y llevarlo a cabo. Conducir mucho kilómetros y cuidarte sola. Soltar a Jude. Dejarlo ir.
    Tuve que decidir qué es lo mejor para mí. Tuve que marcharme.
Supongo que las personas tienen razón, señor Morgan: Nada en la vida es fácil: Ser un adulto, tomar decisiones, querer a alguien, perderlo… etcétera, etcétera. Y tampoco lo es buscar un cierre.
  Es lo que estoy buscando. Es lo que quiero.
Necesito encontrar mi cierre.





--Sthep Stronger.

jueves, 5 de junio de 2014

After Jude. Capítulo 7.

Untitled
After Jude. Capítulo 7.

El día anterior, justo el día anterior de que él se hubiera marchado, yo lo había abrazado fuerte, porque era doloroso verlo sufrir. Verlo tan triste y apagado.
 Yo quería quitar el dolor. Yo quería quitarlo desesperadamente.

Hubiera cambiado el mundo entero por ser capaz de hacerlo.
Jude era más alto que yo, así que tuve que levantar mi cabeza para verlo a los ojos. Pero no me  estaba viendo a mí, sino a algún punto muerto detrás de mí.
Estaba vacío. Y yo no podía arreglarlo.
  Se inclinó y besó mi frente para demostrar que nada estaba mal, pero eso no significaba nada.
  Incluso cuando Jude aún estaba aquí, ya se había ido. Él se había ido desde hace mucho tiempo.

--
No hay nada mal con quien eresLe dije, con lágrimas quemando en mis ojos.
¿Pero cómo pude alguien que ya está muerto escucharte?



-Sthep Stronger.

Reseña: Sentinel, Jennifer L. Armentrout.

Sentinel (Covenant, #5)
Reseña: Sentinel.
Jennifer L. Armentrout.
Quinto y último libro en la saga
Covenant.
Déjeneme ir a llorar

 Es día hermoso para una guerra.

Mientras el mundo mortal lentamente se desliza en el caos en el tipo de los dioses, Alexandria Andros tiene que superar una derrota que la ha dejado temblando y le hace dudar de su habilidad para acabar esta guerra de una vez por todas.
  Y con los obstaculos entre Alex y su felices por siempre con el hottie Aiden St. Delphi, ahora deben de confiar en un enemigo y viajal al Submundo para liberar a uno de los dioses de todos los tiempos.













     Este es el último libro en la saga Covenant, y no puedo creerlo. No puedo creer que ya no voy a tener más de Aiden, ni Alex, y Deacon (Me gustaba ese chico). Ahora, sé que no he reseñado el libro tres y cuatro, pero lo haré eventualmente. Les adelanto: Grandiosos. Porque todo lo que escribe Jennifer L. Armentrout es oro. Incluyendo este libro (ESTE ÚLTIMO LIBRO), ¿Verdad?
  ¿Verdad?
Por falta de otra portada
de Sentinel, puse el
libro de Seth. El cual
creo yo que no ha sido
publicado aún.
  He aprendido que hay fallas en la grandeza. Sentinel es un libro que me ha gustado mucho, realmente, porque me mostraron no sólo acción sino lo que yo en el fondo realmente quería ver: Aiden y Alex. Después del cliffhanger de Apollyon, me preguntaba que iba a pasar con ellos dos, y Jennifer L. Armentrout me lo dijo, pero...
    Hablemos de cuan corto estuvo. Creo que Apollyon era más grande. Siento que la autora tenía que tener más contenido, no contarme solo sobre Aiden y Alex, sino con lo que pasa con el resto de los personajes. Quiero decir, ES EL FINAL. DAME ALGO.Otra cosa que me molestó es que desde como la primera hoja del priemer libro ella decía cuanto extrañaba a su mamá y que quería verla, y al final de Sentinel cuando tuvo la oportunidad de verla, equis. Hizo este comentario: "La vi ayer" y ya estuvo.
   ¿LA VISTE  AYER? 
 
"El señor me está probando".

¿Y dónde está esa escena? ¡No está! ¿No debió de haberle dedicado al menos más líneas? Porque ese LA VI AYER no da abasto. ¿Y qué con el papá? ¿QUÉ CON EL PAPA? (Ya sé que me comí un acento, pero mi teclado no sirve bien y no sé cómo ponerlo en el teclado de pantalla cuando es en mayúsculas) 
Avcı (Covenant, #5)
Portada turca, la cual
es completamente igual
a excepción del título.

Por otro lado está Seth. Déjame decirte esto: Seth y yo hemos recorrido un laaaaaargo camino. Primero me daba igual, luego lo amé en Puro (De hecho está en mi reseña), en Diety dejó de gustarme y finalmente lo odié a Apollyon con todo lo que tenía.
  Seth no es malo. Simplemente se dejó influenciar por alguien  a quien veía como la figura paterna que no tuvo. Es que nadie lo quería.           
  Incluso cuando no es del todo de mi agrado, ahora no lo odio. Espero leerme su libro pronto el cual he olvidado su nombre pero he puesto la imagen ahí arriba.


Sentinel en conlusión fue genial, derritió mi corazón, pero simplemente no da abasto. Tuvo 4 de 5 estrellas en Goodreads.                     


-Sthep.
Ps: Hoy terminé mis globales. Pero aún tengo tarea. Es un asco.


lunes, 2 de junio de 2014

After Jude. Capítulo 6.

Daily Glamorous
After Jude. Capítulo 6.


--Es hora de que te marches.
--Pero…--Mi voz se tiembla y se quiebraNo tengo a dónde ir.
--Puedes quedarte si te alejas de ese chico.
Contemplo el rostro del tío que siempre fue un padre para mí. Y digo algo que nunca en mi vida pensé que le diría:
--Vete a la mierda.
Sus cejas se alzan en sorpresa y me da una bofetada. Probablemente me lo merezco por decirle eso, pero él se merece esas mismas palabras otras mil veces, así que me lo trago.
  Me lo trago, me lo trago, me lo trago. Siempre me lo trago. Siempre pongo mi otra mejilla. Siempre asiento, siempre acepto, sin cuestionar, sin dudar. Y se ha acabado. Si éste es el precio a pagar, entonces estoy bien con ello. Es una decisión que he tomado.
--Volveré por mis cosas.
No me mira, y me giro para salir por la puerta e ir al único lugar al que sé a dónde ir. Jude me abre la puerta en sus pijamas y me mira unos momentos. Se hace a un lado para dejarme entrar…
        La señora Perkins aplaude enfrente de mí, sola una vez, para llamar mi atención.
--Mackie, mi niña, ¿Estás aquí?
Mackie. Sólo Jude me llamaba así.
--Lo sientoDice ante mi sorpresaA veces juro que Jude sigue por aquí.
Asiento, porque entiendo. Cuando recientemente murió escuchaba a Jude decir mi nombre –O Mackie, para el caso- o decir un comentario listillo como él sabía hacer a su madre, o a cualquier persona a la que él hablara. A veces aún estoy simplemente haciendo cosas normales, como estar en el baño y escuchar alguna conversación de chicas estúpida, y me imagino lo que Jude diría. A veces juro que puedo oírlo. A veces juro que puedo verlo. Y a veces me da mucho miedo perderlo.
 Me da miedo olvidar. Me da miedo olvidar su cara, como cualquier otro recuerdo. No quiero que su imagen en mi mente se desgaste. con el tiempo.
--Estaba recordando cuando mi tío me echó de casa.
Su rostro se entristece.
--Oh.
Asiento.
--Sí: Oh.
Suspira.
--Mi dios, lo recuerdo como si fuera ayer. Fue el tiempo en que eché al padre de Jude de casa y tú te quedaste con nosotros hasta que terminó la escuela.
  Jude no había llegado a la graduación.
--¿Ha oído de él?
--Oh, demonios. No.
Levanto las cejas, porque “Demonios” es lo más cerca que ha estado de una maldición.
--Lo mejor que pudimos haber hecho fue divorciarnosDiceNo puedo creer que me casé con alguien así. Que me permití casarme con alguien así.
La curiosidad destella en mi interior.
--¿Usted sabía cómo era cuando se casó?
--Sí, creo que lo sabía.
--¿Entonces por qué…?No puedo con mi tono de incredulidad.
Ella mira por la ventana, ya veo como su mente navega lejos. Pienso que no me va a responder, pero murmura:
--A veces es lo que pasa. Ves al demonio, pero decides voltear el rostro.
--¿Por qué?
--Porque no quieres creerlo.



                                                            
 




Todavía hay cosas que quiero decir y es muy tarde para hacerlo en orden. Tal vez soy buena para hacer artículos, ¿Pero la parte creativa? Sé que quiere matarme. Pero esto le pasa a usted por tener a estirados como nosotros en su clase.
Como puede ver, soy muy mala escritora.
Me estoy dando cuenta de que nunca le expliqué qué con su abuelo. Bueno, resulta que el abuelo había cachado a Jude con un chico una vez y después de eso le hacía bullying. Pero al menos el muy desgraciado no lo esparció alrededor como mi tío y el padre de Jude.
  Padre.
Últimamente he estado pensando en esta palabra. En los padres en general. Se supone que estas personas tienen que cuidarte, que amarte y ver por ti. Pero a ninguno de nuestros padres le importó (Excepto a la señora Perkins) No deberían llamarlos padre o madre. No merecen tener ninguna etiqueta. Llamaría a mis padres por sus nombres, pero tampoco sé eso. ¿Tiene hijos, señor Morgan? Sí los tiene, no sea un hijo de puta. Y si no los tiene… Sí, no sea un hijo de puta.
  Tome mi consejo, por el amor del Universo.
Sé que esto es tan poco profesional, pero a estas alturas soy una temeraria.
No tengo miedo a nada.


Levanto la vista y miro a la señora Perkins revolviendo la sopa. Me levanto de mi asiento y le pregunto si quiere ayuda en algo.
  Tal vez crecí sin padres, pero no es como si no tuviera uno. Aunque ella no esté ligada a mí por ADN, Elizabeth Perkins es lo más cerca a una madre que tengo, y me siento agradecida por ello siempre. Y creo que tenerla a ella es mejor que un padre biológico: Ella no está obligada a amarme.
  Supongo que es así como funciona: No puede forzar el amor. Por eso es tan mágico cuando sucede.
Es por eso que ere el idiota más grande del mundo si lo hechas a perder a sabiendas.
Jude, Jude, Jude.
Termino de poner los vasos y voy a lavarme las manos al baño de arriba porque en el de abajo no sirve una tubería o algo así. El punto es que el agua no sale.
Camino por el pasillo, y el baño está enfrente del cuarto de Jude. El cuarto que he estado evitando desde que llegué, porque sé que no voy a hacer otra cosa que llorar y eso es malditamente deprimente. Soy mejor siendo una nerd que siendo una maldita llorona.
  Y de alguna manera, a pesar de todo, me encuentro a mí misma girando la chapa de esa puerta.
  Habitación de chico. Es una manera exacta de describir su habitación. Está desordenado, no sucio, porque su madre aún limpia, pero desordenado. Hay un sweater en la silla de la computadora, sus estantes tienen todo menos libros y hay unos calcetines sucios en la esquina de su habitación. Etcétera, etcétera.
Miro los pósters de bandas colgados sobre la pintura verde y termino sentándome en su cama. La verdad es que nunca había estado en su cuarto antes. Muchas madres no dejan entrar a chicas a la habitación de sus hijos por razones obvias, pero incluso aunque Jude fuera gay yo nunca había estado ahí. No por su madre, sino porque su casa era problemática. Su casa siempre había sido un lugar problemático.
   Sin embargo, esto me suena exactamente como Jude.
Mirando aún los posters, recuerdo la vez en que compartimos gustos musicales y terminamos discutiendo, como todo el tiempo. Porque al parecer discutir era lo que mejor hacíamos, pero de alguna manera terminábamos pegados juntos de nuevo al final del día.
¿A quién quiero engañar? Voy a querer a Jude todos los días de mi vida. Ese cabrón egoísta.
  Mi vista se centra en el retrato de nosotros. Está sobre una caja dorada, sobre el mueble con cajones.  La foto es de nosotros dos sacando la lengua a la cámara, y yo le regalé la caja. Fue un regalo de cumpleaños. No la caja, ese era el envoltorio. Le había regalado un par de CD’s de esa horrible música que escuchaba y un sweater. En mi cumpleaños, él me compró un perfume. Dijo que era una indirecta. Luego yo le había metido un golpe, y tres minutos después estábamos comiendo pastel que la señora Perkins me había hecho.
  Ese perdedor.
Me levanto y tomo la foto. Después de verla un momento, la dejo en el mueble y tomo la caja. La abro, realmente no esperando nada.
  Porque tú no esperas realmente nada después de años, ¿Cierto?
Me encontré con un sobre blanco, en donde decía mi nombre con su letra descuidada.
  Cierro la caja. Después de un momento, vuelvo a abrirla, pero el sobre sigue ahí. Y aún dice mi nombre.
Mi cabeza empieza a girar y llevo la caja conmigo a la cama. Me siento en la orilla y rompo el cello del sobre, impaciente.

   Mackie:

Sé que no te gusta que te llamen así, pero no me importa.
Ahora han pasado cerca de cinco minutos desde que escribí la línea de arriba, y eso es porque no sabía cómo comenzar esta carta. Probablemente debí comenzar con algo más, pero no me siento como para volver a escribir esto. Ya es demasiado duro con esta primera vez.
   Mañana te enterarás. O tal vez en un par de horas, o en la madrugada, quizá.  Estoy seguro de que te enterarás por mi madre. Probablemente porque es la única a la que le importa.
  No estoy dejando carta a nadie más que a ti. Consideré dejar una a mi madre, pero no podía pasar de “Lo siento” y “Te amo”. Así que te voy a pedir que cuando termines de leer esto le digas esas dos cosas. Se lo diré esta noche antes de, pero aun así necesito que lo hagas. Como decía, tú eres la única que recibe carta, porque los demás no me importan. Ellos no se preocupaban por mí. Tu sí. Y por eso sé que vas a pasar un mal momento cuando termine de escribir y todo esté hecho, y por eso lo siento.
  Sé que hay psicólogos que dicen que las cartas de suicidio son para culpar a alguien o para decir las razones por la cual hicieron lo que hicieron, pero yo no voy a hacer ninguna de ésas mierdas. Estoy haciendo esta carta porque aún hay cosas que me gustaría contarte. Sentí que había cosas que aún necesitaba contarte.
  Mackie, yo nunca he tenido muchos amigos. ¿Recuerdas aquella vez que me dijiste que eso era porque pensaba horrible de todas las personas? Bueno, es cierto. Sólo estaba enojado contigo porque no me conocías y habías dado en el clavo. Cielos, siempre has sido tan rara. Y desearía haberme quedado más tiempo para pasarla con tu rareza. Por mucho tiempo, fuiste lo que me hacía levantarme todas las mañanas. Porque sabía que había alguien afuera quien no me juzgaría, y que podía ser mi amiga sin ser toda rara por ser gay. Pero hay mucho dolor, Mackie. Tanto que tú no puedes aplacarlo.
  Ahora, escribiendo esta carta, lo siento por ti. Porque estaré ya ido. Siento por dejarte. He estado pensando mucho tiempo acerca de esto, y siempre me freno porque te tengo a ti. Me gusta pensar en otro día contigo, pero entonces pienso en otro día en esta casa, en este lugar, con estas personas.
Me dan ataques de pánico. No estoy seguro de si has oído hablar se ellos, pero sientes que el mundo da vueltas y no puedes respirar. Es como si tus pulmones de mierda hayan olvidado como ser pulmones.
  He estado teniendo de esos más últimamente. Las personas dicen que siempre hay sol después de la tormenta, pero, Mackie, yo no quiero pasar esta tormenta. No quiero seguir yendo. Estoy listo para irme.
  Estoy listo para rendirme, y sé que me odias por ello. Quisiera que pensaras diferente, quisiera que me dijeses que está bien dejar de luchar. Pero supongo que no siempre puedes obtener lo que quieres en esta vida. Y eso es una mierda.
  Uno de mis doctores una vez me acusó de no sentir nada más que dolor. Claro, ellos no usarían la palabra acusar, porque ya sabes, son unos gilipollas de mierda que no aceptan las cosas. Bueno, creo que él tenía razón. Por mucho tiempo mis emociones estaban en blanco, a pesar del dolor. Era algo que conocía muy bien. Es algo que conozco muy bien.
  Y me planteó sobre el amor. Si alguna vez lo había sentido, y respondí que no estaba seguro. Claro, sentía amor por mi mamá, pero aparte… Bueno, no. Me dijo que no era posible que tuviera un corazón vacío, porque tenía una amiga (Sí, le hablaba de ti. No te creas, perdedora). Entonces he estado pensando que tal vez las personas a veces no tenemos un corazón. (Y antes de que empieces con tus nerdesidades, estoy hablando de un corazón metafórico.) Ya sabes, las personas como yo y los malos. A veces estamos demasiado jodidos para amar a alguien. Como para tener un corazón. Y como no parecía querer a nadie excepto a ti (Y mamá), he decidido que no necesitamos tener un corazón propio. A veces necesitamos a una persona que sí lo tenga y que pueda compartir con nosotros, alguien que nos bañe con su luz. Mi corazón eres tú (Y repito; mamá). Estaba perdido y tú llegaste con tus cosas frikis y me enseñaste que este mundo desmadrado aún puede ser bueno. Me compartiste de tu corazón puesto que no tenía uno, y estoy agradecido de haber elegido uno tan bondadoso (Y tan raro. Siempre has sido un bicho raro y siempre lo serás. Uno con muy mal gusto en música y esa maña de agregar la palabra “Metafóricamente” a cada sandez que dices.). Espero que haya hecho sentido.
  Así que supongo que esta carta es para agradecerte.
No podía abandonar este mundo sin dejarte saberlo, Mackie. Nadie debería dejar este mundo sin dejarle saber a la persona que quiere que le agradece por tener el corazón más bonito. Tú me enseñaste que este mundo desmadrado aún tiene salvación, y aun cuando me haya ido, juro que nunca  lo olvidaré. Aun cuando no quiero esperar a verlo hacerse realidad, porque sé que será un camino largo, y esta vez ni siquiera tú me haces querer quedarme.
  Vivir es la cosa más difícil, Mackie, y espero que a ti te vaya bien en el camino. Y también espero que algún día puedas perdonarme, incluso cuando sé que no puedes entender las razones.
  Una vez me dijiste que estábamos hechos de memorias, pero pienso que también estamos hechos de decisiones. Espero que tomes las decisiones que te hagan feliz. La mía lo hace. Es retorcido, pero lo hace. Y es la que marca todo lo que fui.


Lo siento, Mackie.
(Que no se te olvide decirle a mamá lo que te dije)

                                                                                  Cuídate,
                                                                                              Jude.







-Sthep Stronger.