jueves, 29 de noviembre de 2012

Reseña: Oscuros, Lauren Kate.

Reseña: Oscuros, Lauren Kate.
Helstone, Inglaterra, 1854.

Es noche cerrada y un par de jóvenes conversan en una remota casa de campo. Se sienten irresistiblemente atraídos el uno por el otro, pero él insiste en que no pueden estar juntos. Ella no hace caso de sus advertencias y se acerca a él, a paso lento y desafiante.
    Cuando se besan, una furiosa  llamarada lo inunda todo.














Sé que este libro ha dado mucho, pero mucho de qué hablar en toda la blogosfera. Y no estoy diciendo eso en buen sentido. Pero para quienes no conocían este libro, pensarás que la sinopsis no te dice nada. Y te preguntas : "¿Es sobre lobos, vampiros, hadas?". No.  Va sobre ángeles. Y piensas que de seguro es un libro que me ha encantado, porque sólo tienes que sumar dos más dos : ¿Angeles + Portada bonita?
   Pero la respuesta es no. Y para explicarlo más detalladamente te voy a contar una historia que salió de mi brillante mente (ejem, ejem) :
 
Portada original, que el único
cambio que tiene es el título.
     Esta es una triste, triste, muy triste historia sobre una niña que hace dos o un año (No puedo recordarlo) vio un libro que quería en librerías Mexicanas. Y vio otro que quería también sólo porque Barnsdale  lo había recomendado que se llamaba Hush Hush  así que la pobre ingrata ahí va a comprar los dos. Pero en esta historia este libro en cuestión es el punto: Tiene la portada más bonita, va de ángeles en ese tiempo me encantaban los ángeles, pero ahora los muy ingratos no terminan de caerme en gracia  y ella tiene unas expectativas demasiado altas. Resulta que al final el otro libro que la buena Barnsdale recomendó pero del que ella no sabía ni de qué se trataba le gustó más que este. Le gustó más, más que este. Por mucho.
  Lección importante. IMPORTANTÍSIMA : Nunca tengas expectativas tan altas excepto cuando ya de plano no puedes evitarlo        

     Si te pones a pensarlo, es un gran consejo.
Pero de cualquier manera: Después de contarles mi historia y de mucho tiempo leyendo diferentes reseñas del mismo libro y partirme de risa en el acto/Morirme/revivir/ser un zombi/ hacer planes malvados para dominar al mundo , les traigo mi reseña.
Es en verdad una pena que este libro no me haya gustado porque la portada es muy bonita. Si me hubiera gustado tendría la imagen como fondo de pantalla de mi computadora y de mi celular, pero no es así.

     Luce es una adolescente  que sus padres piensan que está loca y cuando ella besa a su novio su nombre empieza con T, empieza con T... ¿Cómo se llama?  y este pobre desgraciado cae al piso muerto, ella es enviada a Espada y Cruz; Un reformatorio para criminales adolescentes. Y ahí es donde encontrará a Daniel, el amor de su vida. Porque eso de encontrar el amor de tu vida en sitios como este está de moda. Todavía no me acuerdo del nombre del ex novio 
   Entonces... eso: Luce si alguien ha leído Mine alguna vez, les juro que fue coincidencia  está en un reformatorio y no sé si es por eso que se me ha hecho la tonta más tonta del mundo entero o porque ella realmente es así. Porque Luce no tiene motivo para estar ahí porque no hizo nada así que es la chica buena , entonces no sé si es estar con un montón de adolescentes problemáticos lo que me hizo darme cuenta que Luce era una mojigata o porque ya viene con ella. Sea como sea, Luce no me ha gustado.
    Miren, que me he prometido a mi misma que ya no me metería más con Bella Swan, pero creo que Luce me ha caído peor que ella. Y ella no me gusta, para quienes no sabían.

Portada Checa.
Otra cosa que no me ha terminado de gustar es el triángulo amoroso. Que bien, una cosa es que no me encante leer libros con triángulos amorosos porque me caen mal, pero siempre los he soportado en alguna manera. Yo ya sabía que este libro tenía un triángulo y me atuve a ello. Pero este triángulo amoroso me ha desesperado. Quiero decir que está Cam, que bien, es el chico malo... ¡Pero la trata bien! Dios. Él le hace un picnic y le regala un collar porque le gusta. No la quiere para sus planes malvados como en muchos libros, si no que en verdad le gusta. Y Daniel también, sí, le gusta, pero la primera vez que ella lo vio él le levantó el dedo y después lo único que hizo fue comportarse como un soberano imbécil.
   ¿Porqué quedarse con Daniel? ¿Porqué? ¿Porqué elegirlo? Yo hubiera elegido a Cam.
   Daniel es un imbécil, la trata mal y luego le suelta que está enamorado de ella. ¡Hazme el favor! No me creo su romance. Y él no me agrada. No encuentro ninguna razón por la cuál ellos dos me agraden. Ni una. Y el único personaje que realmente me caí bien, murió. Lauren Kate, gracias por matar a esa persona y hacer mis esperanzas en el libro trizas, gracias, muchas gracias.
   
1x1.trans The Fernanda Brussi Collection | 54 Pics
Todas las chicas son una modelo
Brasileña llamada Fernanda Brussi.
 Pero como yo no soy una Hater, no voy a seguir. Sólo les digo que sí; Es un libro sobre ángeles con una portada bonita, pero es todo. Yo personalmente no lo recomiendo, porque no me lo puedo tomar muy enserio, pero ya saben lo que dicen; Para gustos, colores.




   ¡Saludos!
    Sthep.}

  Ps: Estoy aprendiendo a hacer The Cup Song. O sea, la canción con el vaso. The Cup Song . Véanlo ahí. :D
   Me creo xD

miércoles, 28 de noviembre de 2012

The Bet. Capítulo 5

#Día10 (Sábado) 
                                                                                                             Narra Andrew. 
Apenas llevaba 10 días desde que se hizo el reto. Faltaban aproximadamente 5 meses 19 días para que mi tiempo se terminara.
Sí hacía todo esto bien, ganaría 500 dólares  Si no, perdería lo que mas amo en este mundo: mi puesto de mariscal de campo.
Era un sábado muy bonito, un día perfecto para hacer una fiesta en la playa o darme un chapuzón en la alberca.
Pero por la noche, tendría una cita con Brenda, la chica a la quien le rompería el corazón, en el cine.
Brenda es una chica difícil, molesta y grosera, me sorprendió que accediera a ir al cine conmigo, aunque con condiciones.

Esa misma tarde le llamé a Brenda para recordarle de nuestra cita hoy en la noche, por que en todo lo que quedó de la semana, trató de evitarme y cuando nos encontrábamos  hacía como que no nos conocíamos y ni siquiera me miraba :
-No es una cita. Solo accedí a ir a ver esa estúpida película contigo para que dejaras de fregar.
-¿Pero irás no?
-Pues claro.
Sonreí.
-Está bien, iré a recogerte a tu casa a l...
-¡NO! - Gritó al otro lado de la línea.
-Ah claro, no quieres que nadie nos vea juntos, ¿correcto?
-Correcto. Yo se donde está el cine y puedo llegar sola. Además, no es una cita, solo como... Nah, como amigos no, pero como compañeros de escuela que casualmente se encuentran en el cine y deciden la misma película y la terminan mirando juntos. - suspira
-Ya. Entonces nos vemos allá a las 7:40.
-No. Dije que a las 8:00 y a las 8:00 llegaré. Como ya te dije antes no quiero que nadie nos vea juntos.
Pongo los ojos en blanco y asiento con la cabeza aún sabiendo que ella no me ve.
-Está bien.
Después de eso hay un silencio incómodo. Me dispongo a colgar, pero pienso que sería muy descortés hacerlo sin despedirme.
Pero antes de que termine mi discusión mental acerca de colgar o no colgar, ella cuelga.

Llego temprano. Una novedad para mí .
Voy directamente a la tienda de dulces y compro 2 bolsas de palomitas grandes, nachos, gaseosas, chocolates y muchos palitos de regaliz.
Miro el reloj y veo que ya son las 8:00, me siento en las mesas que están enfrente de la tienda de dulces y espero mirando la puerta.
Diez minutos después entró vistiendo una blusa lisa de color blanca con una chaqueta de cuero negra, una falda negra y unas botas roqueras negras hasta la rodilla.
Cuando por fin me localizó, miró sutilmente a los lados comprobando que no hubiera nadie que la conociera y me saludó acercándose a mi.
-¡Hey, Brenda! ¿No es así? ¡Que coincidencia que nos encontráramos aquí! - dije siguiendo su juego.
Ella levantó una ceja y sonrió.
-Basta ya, no hay nadie.
-Ah, está bien. ¿Vamos a comprar los boletos?
Asintió.
Fuimos a taquilla y como no tenía idea que películas estaban presentando en este momento dije lo primero que se me ocurrió.
-2 boletos para Nemo.
Brenda se rió y el taquillero se me quedó viendo feo.
-Si vienes a hacer bromas mejor vete.
-No es una broma. Yo quiero ver Nemo. - dijo Brenda burlona.
-No está Nemo en cines. - dijo enojado el taquillero.
-Oh... ¿Toy Story? - pregunté.
Negó con la cabeza.
-Oh, demonios. ¡No tienen películas buenas en éste cine! ¿Qué clase de películas hay? - preguntó Brenda
-Bueno, está terror en el océano, navegando con winky la gallina y está Chewbacca: el reencuentro.
Respiré hondo.
-Bien. Quiero ver la de terror en el océano. - dijo Brenda mirándome.
-Pues deme 2 boletos para esa.
El taquillero suspiró y nos dio los boletos.

Era la película mas espantosa que había visto en mi vida. No por que era de "terror", si no por el hecho de que era un asco, se veían las cámaras en ciertas escenas, además tenía muchos errores.
-¡BUUUUUUU! - Gritaba de vez en cuando Brenda bromeando. Y yo me reía y también hacía lo mismo.
Ya nos habíamos acabado todo lo que había comprado y no teníamos nada con que entretenernos en la película.
-Pssssst, me aburrió esta película. ¿Nos vamos? - le susurré a Brenda.
-Ehhh, ok. - dijo sin importarle los "Shhh" que habían hecho en dirección a ella.
Nos levantamos y salimos de la sala.
Entonces hice algo que era fundamental en el proceso del reto. Mientras mas rápido avanzaba, mas rápido terminaba esto y más rápido ganaba mi dinero.
La besé.
Ella estaba totalmente distraída cuando yo la acorralé y la besé con urgencia pero dulcemente.
No fue un beso largo ya que ella no me regresó el beso.
Nos quedamos en silencio. Ella todavía acorralada.
No había sido el mejor beso que había tenido y ni siquiera yo lo había deseado. Solo pasó.
La dejé de acorralar y ella me miró con mas dureza que antes.
-No era una cita. No somos amigos. No te conozco. No me conoces. No tienes derecho a besarme así por que te dio la gana.
-Oh vamos, solo fue un beso.
Se quedó en silencio y se ruborizó.
-Mira, esto no es algo que me de alegría contar, pero era mi primer beso. Y tu lo arruinaste metiéndome tu asquerosa lengua a mi boca. Eres un idiota. - Dicho esto se fue.
-Soy el privilegiado, el primero nunca se olvida. - Le grité, pero ya se había ido.



                                                                                                                  -LizzieG.

martes, 27 de noviembre de 2012

Mine, capítulo 50.


Mine. Capítulo 50; "Polvo".


--No puedo creer que tengas una hermana y no me lo hayas dicho.
   Luce se cruza de brazos y voltea hacia Cariba, sacudiendo su pelo largo y oscuro.
--¡Hola, cariño! ¡Soy tu tía Luce!
 Cariba se esconde detrás de mi asiento mientras sonríe tímidamente. Ella hizo casi exactamente lo mismo cuando conoció a Lucas hace dos días. Después, cuando tuvo la oportunidad, corrió a esconderse en los juegos del MacDonal's y yo pude hablar con él. Una larga. Larga. Muy. Larga. Conversación. ¡Nos pusimos tan cursis y lloramos tanto! Dios, no quisiera pasar por eso de nuevo, por más bonito que fue; Tenía las mejillas rojas y no podía hablar de tanto que estaba llorando... En el MacDonald's. ¿Cómo demonios te vas a llorar al MacDonald's?
--No le hagas caso, está loca--Le sonrío.
Cariba se ríe, mientras juguetea con mi cabello desde atrás incluso cuando estoy manejando.
--¡No le hables así a la niña de mí!
  Freno el auto enfrente de la casa de Oliver y abro la puerta mientras veo a Scarlet, tomada de la mano de Oliver, abrir la puerta a la espera de la niña.
No le contesto a Luce, en cambio tomo la mano de la niña y la conduzco dentro. Luce prefiere quedarse en el carro porque estamos a principios de diciembre y hace un frío que pela. No la culpo.
  Cuando llego a la entrada, Oliver le pregunta si se divirtió, ella asiente y me mira. Me pongo en cuclillas para estar más o menos a su altura.
--¿Vendrás mañana?
Hago una mueca.
--Mañana no voy a poder venir por ti, guapa. Tengo un reporte que terminar de la escuela y no tendré el carro. Pero si quieres puedes ir a mi casa, seguro que no tardo mucho en ese trabajo. ¿Qué dices?
  Ella asiente, feliz.
--Entonces pregúntale a tu hermano.
  Cariba lo mira suplicante y Scarlet ríe.
Ella me pregunta si quiero entrar a tomar algo mientras Oliver le dice a Cariba que lo pensará. Y Cariba pone cara de perrito; Ojos brillantes y enormes y esa expresión de "Ámame". Y ni quién se resista.
  Oliver me mira, buscando mi aprobación.
  A veces, cuando él hace esto para confirmar que está en verdad bien conmigo y que no estoy fingiendo, pienso que parecemos como una ex pareja de casados: Tenemos que educar a una niña y no tenemos ni idea de cómo hacerlo de la manera correcta.
   Su rostro resplandece.
Cuando me marcho, pienso que no estoy segura de querer a Cariba en la misma habitación que mi madre, a pesar de que las cosas están bien de nuevo entre nosotras. Es sólo que... no sé.
  No parece correcto.
Pero, ¿Qué sabré yo?


   Cuando despierto el día siguiente en mi cama, recuerdo que es domingo y que tengo que terminar el ensayo. Así que me siento frente a la computadora y escribo, hasta que a las diez de la mañana mi mamá toca mi puerta diciéndome que la familia está aquí y que vaya a saludar. Con un bostezo me levanto y cuando bajo veo ahí a todos. A todos. Quiero decir que por supuesto que no falta Laura toqueteando su barrigita y sonriendo como si su vida dependiera de ellos, tampoco me refiero a que Sara no está allí intercambiando cursilerías con su novio, me refiero más bien a que Lucas, con toda su familia, están en mi sala.
   Me quedo parada en el final de las escaleras y me pregunto porqué no cambié mi pijama con estampados de gatitos arriba. ¡O de perdida, porqué no cepillé mi cabello!
  Pero él me mira, como si tuviera mi maquillaje puesto y mi ropa más bonita. Ése maldito cursi que tanto amo.
  Empiezo a sentir cosas es el estómago. Y no es por el hambre (Que además, tengo hambre, pero no es por eso)
--Hola--Saludo, atónita aún.
--¿Vaya sorpresa, no?--Mamá me da un beso de buenos días en la mejilla y me pone un plato de cereal en las manos--Vete a poner algo decente.
  Sonrío y dejo el plato en una mesita.
   Los padres de Ellie y Lucas me saludan felices y todos empiezan a hablar a la vez mientras yo observo todo: Ellie cepillando el cabello de su hermanita Jessie con los dedos mientras sus padres me dicen que están aquí para pasar el fin de semana. Veo en sus ojos que no mencionan nada porque saben que soy la única que sabe sobre Ellie. Y ella me mira con mirada cómplice, también. Lucas se pone a mi lado y me toma de la mano.
  El timbre suena, las personas charlan,  pero casi ni me doy cuenta.
--¡Lena, te buscan!
Despierto. Miro hacia la puerta. Ahí está parado Oliver, frente a mamá,  un tanto incómodo junto con Cariba...
  Cariba.
Suelto la mano de Lucas mientras doy unos pasos al frente, lo que no sirve de nada porque ella ya está viniendo hacia mí.
--¿Pero qué te hiciste?
   Ella toquetea su cabeza.
Su pelo largo y liso ha sido cortado. Eso no es lo grave ni de cerca; Su pelo está a la altura de la barbilla y aún así parece... quemado. Como si lo hubieran cortado por esa razón pero no podían dejarle el cabello tan corto así que dejaron algunas partes quemadas.
  Ella no me dice nada, así que miro a Oliver.
--Larga historia.
Y eso significa "No pienso decírtelo en frente de tu familia". Casi ni me acuerdo de ellos en ese punto. Le sonrío a Cariba y señalo a Jessie, quién está mirándola.
--Ve con ella, ¿De acuerdo? Es una amiga.
  Dicho esto me doy la vuelta y salgo y cierro la puerta detrás de mi mientras oigo cómo Laura le dice a Cariba que es muy bonita y esas cosas.
--¿Qué pasó?
--Ella tomó la plancha de cabello de Scarlet, sola, e intentó hacerse unos rizos... O al menos eso le dijo a Scarlett. Dijo que..
 Carraspea.
--¿Qué?
--Dijo que quería parecerse a tí.
--¿Qué?
Suspira.
--Bueno, no es tonta. Sabe que eres su media hermana y no su "hermana" con todas las de la ley. Y ella odia eso. Está intentando unirse más a ti.
--Pero...
--Escucha, sólo no le comentes del cabello, ¿De acuerdo? Está demasiado avergonzada.
  Asiento, mientras miro por la ventana.


     Resulta que no dejan de pasar cosas; Mi madre se sienta en la cama al día siguiente y el peso de su cuerpo hace que se hunda y que la cama cruja. Está oscuro. Debe de ser de madrugada.
--Lena, despierta.
Levanto la cabeza, intentando abrir los ojos.
--¿Humm?
--Cariño, lo siento.
--¿Qué? ¿Porqué?
  Hubiera dicho algo divertido o tonto, pero a estas horas de la mañana mi cerebro no procesa.
--Me llamaron del hospital...
 Su voz se quiebra.
--Tu padre murió.
 Me quedo callada un minuto antes de hablar.
--Está bien. ¿Qué hora son?
--Pasadas las tres.
--Bueno, es tarde mamá. O muy temprano, como sea. Mañana necesito ir a la escuela. Buenas noches.
   Se queda ahí parada, completamente desconcertada. Pero sabe que si peleamos puede que en verdad esta vez no logremos salir vivas, ninguna de las dos.
--Perdonar es la clave, Lena.
 Y luego se marcha.
Pero yo no necesito perdonarlo. Yo necesito que se desvanezca.



Cariba llora. Pero a mares. En verdad. Su pequeña cara está roja y tiene los ojos hinchados, se ve tan mal que me pregunto cómo es que a mi padre se le ocurre morirse. Aunque ahora que lo pienso es estúpido pensar eso.
  Cuando Cariba me mira llegar deja los brazos de Scarlet, corre a abrazarme las piernas y a hundir su cara en ellas. Lo peor tal vez es que no sólo llora; Está gritando. Está en pánico.
 Rápidamente me agacho y la abrazo. Scarlet aparece de la cocina con dos tazas de algo humeante con cara preocupada. Pero parece... Dios. Nunca he visto a una persona tan exhausta en mi vida entera.
--¿Dónde está Oliver?
Scarlet suspira.
--Está en el hospital. ¿Quieres café?
Asiento; No puedo pensar bien cuando son las siete de la mañana y no he comido algo. Pero de cualquier manera no me atrevo a moverme, por la niña.
 Scarlet se deja caer en la silla y mira a Cariba en mis brazos. Parece hecha polvo.
Me giro hacia Cariba.
--Cariba, cariño... ¿Ya comiste?
  Mira que sensible soy, mierda. ¿Cómo voy a decirle eso? ¡Se le murió su papá! ¡Uno que ella sí amaba!
Ella intenta dejar de llorar, respirando fuerte y parpadeando, con la destrozada por la tristeza. Niega.
--¿Quieres desayunar? ¿Quieres que te lleve a alguna parte?
Niega de otra vez y empieza a llorar de nuevo. Scarlet deja caer la cabeza en sus manos, completamente cansada y hecha polvo. Le digo que se vaya a dormir y que yo me quedaré con la niña. Ella acepta y me dice que tome lo que quiera de la cocina si tengo hambre.
   Media hora después me doy cuenta de porqué ella está tan exhausta; Cariba no deja de llorar. Y es deprimente y cansado. Me arrancaría la cabeza si pudiera.
  Ella deja de llorar un poco después, y yo, exhausta, dejo caer la cabeza hacia atrás, golpeándome con el sillón. Luce me envía un mensaje preguntándome donde estoy. Debí saber que no sólo iba a perder la primera hora. Cuando estoy a punto de contestarle Oliver entra por la puerta. Se ve incluso peor que Scarlet. En verdad. Él suspira cuando me ve ahí, aliviado.
--¿Cómo van las cosas?--Susurro.
Se deja caer en una silla y toma el café helado que no pude tomar.
--Mal. Pero al menos al fin se durmió--Dice, mirando a Cariba dormida a mi lado del sillón, con las piernas sobre las mías y sus manos en mi estómago.
Él se levanta y la toma en brazos. Desaparece en una de las habitaciones.
--Te ves horrible.--Le digo cuando vuelve.
Sonríe, burlón.
--Mira quién lo dice, pulgosa.
Le saco la lengua. Va a la cocina y lo sigo.
--¿Entonces? ¿En qué puedo ayudarte? ¿Quieres que me quede con la niña? Scarlet está cansada, no creo que pueda hacerlo ella sola. Yo podría...
  Niega con la cabeza mientras saca una taza.
--No. Tú tienes otras responsabilidades que cumplir. Si te vas ahora todavía alcanzas el resto de tus clases.
--Pero...
--Tienes 16; Tienes que estudiar.
--Pero Cariba...
--Ella estará bien.
--Pero...
--Lena. Estoy intentando hacer lo correcto aquí. Ahora vete, pulgosa.
      Así que me voy.
Cuando salgo de la escuela voy directo a una farmacia y compro un tinte de pelo color chocolate. Más o menos del tipo de color de Cariba. ¿Para qué hacerse rizos, si yo puedo pintármelo? Mi mamá me ayuda a hacerlo. Me hecha la bronca cuando se lo digo, pero cuando le cuento lo del pelo de Cariba no dice nada  y me ayuda. Pienso en plancharlo. Mi madre me dice que no tengo que llegar tan al límite. No le hago caso.
  Si Cariba piensa que así ella estará mejor, entonces vale la pena intentarlo.
Tiene que haber algo que le suba el ánimo en ésta época.


--¿Cómo te sientes al respecto?
  Acomodo mi celular y volteo a ver por la ventana.
--Vamos, Lucas. Suenas como un psicólogo.
--Dime.
--No siento nada. En absoluto. O al menos no por él. Lo que me preocupa es Cariba: Está destrozada. Y Oliver y Scarlet también están cansados. Todos por aquí estamos hechos polvo.
  Hace una pausa.
--¿Tu también?
Asiento, aunque él no puede verme.
--Desearía que estuvieras aquí.
Suspira.
--Yo también.
--¿Vendrás el próximo fin de semana?
--No lo sé. En Holey están pensando que Ellie está avanzando mucho y a lo mejor le dan un descanso fuera.  No me gustaría perdérmelo.
--Entiendo.
Hacemos una pausa.
--Algún día regresaremos, Lena. Y estaremos juntos. Lo prometo.
Sonrío.
--Te creo.


-Sthep S.
PD: LES PROMETO QUE PRONTO SE ACABA! Ya sé que me pasé con el número :/

lunes, 26 de noviembre de 2012

#5 Off Topic: Hasta parece que sólo me pasa a mi (¡Y no lo dudo!)




Lo que es la flojera. Enserio.
 Les vengo a contar algo que me pasó hace cierto tiempo: Fui con mi mamá al super y en la sección donde hay libros que siempre voy a ver aunque no me llaman ni un tantito la atención la mayoría  y ella me dijo que me iba a comprar uno. Como todos eran libros que no conocía o que bien no me llamaban la atención, tomé uno que se llamaba El Llamado de Las Sombras. O sea, éste libro:
                                                     


Tengo que admitir que me dio mala espina desde el principio porque decía algo de un vampiro, pero un libro es un libro y tú no deshechas la oportunidad. No lo haces. El punto es que lo agarré, leí la sinopsis la olvidé en un segundo  pero me dio flojera leer la propaganda que le hacían. Y en parte es el colmo, quiero decir; Yo adoro leer. ¿Cómo carajos me dio flojera leer la propaganda? Porque si yo lo hubiera hecho me hubiera dado cuenta de que es una segunda parte.
  Es el colmo de los colmos. Y no más por floja tengo ese libro haciendo bulto por ahí. ¬¬' Y cuando lo supe me quedé así:
       


Pregunta:
  ¿Alguna vez te pasó algo así o soy yo la única floja?
¿Te has leído un libro que es una segunda parte sin iniciar la primera?


Y ahora me voy porque tengo que ver Buffy La Cazavampiros :)
Saludos!
-Sthep.




jueves, 22 de noviembre de 2012

Reseña: Rubí, Kerstin Gier.

Reseña: Rubí, Kerstin Gier.

  Vivir en una casa llena de secretos no es fácil. O al menos eso es lo que piensa Gwendolyn Sheperd. Y es que en su casa nada ni nadie es del todo "normal", empezando por su excéntrica tía abuela, pasando por la misteriosa Lucy, que se escapó de casa hace diecisiete años sin dejar rastro... y, para acabar, también está Charlotte, su encantador y rabiosamente perfecta prima, quien, según parece, ha heredado un extraño gen familiar que le permitirá viajar en el tiempo.

   Pero un día Gwen se encuentra de pronto en el Londres del penúltimo cambio del siglo y comprende que el mayor secreto de su familia... ¡Es ella misma! Para protgerla, su madre trató de ocultarle todas las pruebas, pero en realidad ella es la última viajera en el tiempo y tiene una importante misión que cumplir. ¡Horror! Ahora Gwen está en el ojo del huracán y parece que todo el mundo tiene un montón de advertencias que hacerle. En cambio nadie va a decirle lo más importante: Es mejor no enamorarse mientras se viaja de una época a otra, porque eso puede complicar terriblemente las cosas.


Esa es la sinopsis oficial, y les pondría la que viene en la contraportada pero soy una floja. La floja más grande del mundo entero.


Portada Española que no
termina de gustarme porque
esa Gwen no es mi Gwen.
Tengo que admitir que la primera vez que lo vi en la librería y vi la sinopsis lo primero que me vino a la mente fue: "Vampiros, lobos, ángeles... ¿Viajeros del tiempo? Nah". Sin embargo tiempo después le di una oportunidad por alguna sagrada y respetable razón en este mundo. Yo estaba como que "Me voy  a leer un capítulo para ver de qué se trata" Y nada!  No lo solté hasta llegar a la página cien por la única razón de que mi mamá me estaba gritando que me durmiera.
  ¡Uff! Personalmente, yo tengo esta cosa de hacerle mala cara a los libros que, cuando los lea en el futuro, siempre terminan siendo mis favoritos. ¿Ejemplos? Los Juegos del Hambre (Ya, no les he traído reseña, pero algún día) Hija de Humo Y Hueso , aunque bien, también me ha pasado que libros que odié desde el primer instante, los odié después de darle la oportunidad, como ese libro cuyo nombre no voy a mencionar que se llama Traición de Scott Westerfeld. Y....Reseña más adelante 
   El punto es que gracias a muchos bloggers que lo ponían bien decidí comprármelo, y no me arrepiento nada. Pero ni un tantito.

Portada orignal.

   
         Gwendolyn es una adolescente normal que le gusta hacer cosas normales de adolescentes con su amiga Leslie. Es feliz viviendo su vida, pero como nunca jamás de los jamases de todo el universo entero la protagonista tiene una vida normal hasta parece que es un pecado , su prima Charlotte la odio, la odio, la odio, la odio, la odio, la odio, la odio, la odio, la odio, la odio, la odio, la odio, la odio , la odio, la odio, la odio, la odio  siempre está dándole la lata. La odio. ¡Es una enfadosa, maldita pelirroja traicionera! Ella y su madre ha sido lo único que he odiado de este libro. Digamos que a ellas dos las puede atropellar un camión y yo misteriosamente hago una fiesta porque misteriosamente es el cumpleaños de esa persona que misteriosamente apareció pero que yo muy misteriosamente inventé. Está bien, no me hagan caso, estoy loca. Sólo créanme que cuando fue Gwendolyn y no Charlotte quién saltó en el tiempo que no es ningún Spoiler, porque allí está arribita en la sinopsis oficial del libro  yo estaba disfrutándolo  mucho. (Pero no soy rencorosa. O sí) Es molesto, porque Gwendolyn intenta ser amigable con Charlotte ya que parece que Charlotte prefiere quemarse el cabello antes de hacer una amiga  pero ella es taaan enfadosa...
    Pero ya no los voy a agobiar tanto con Charlotte. Sólo tienen que saber una cosa: Gwendolyn es genial y tienen que leer este libro porque ella es uno de esos personajes geniales que no te vas a volver a encontrar en otra parte.      De cualquier manera no me olvido de mi novio Gideon. Y éste vendría siendo el compañero de Gwendolyn de ahora en adelante, o sea,  otro viajero en el tiempo.
  Y tú ya sabes cómo son estos tipos: Alto, super guapo, super guapo, super guapo y un soberano imbécil. Y tremendamente guapo, claro.

La portada de Estados Unidos
me parece.
 Al principio, cuando Gideon De Villiers apareció, yo quería morirme. Quería aventar el libro por la ventana porque pensé que me había encontrado otro Jace (Cazadores de Sombras, con quién por más que le hago la lucha,no puedo llevarme bien) Estaba enojada, porque él se comportaba como ese tipo de chicos que te ven y ponen cara de "Tengo cosas más importantes qué hacer" y luego olvidan tu nombre.
   Y no te estoy tomando el pelo.
--Hola, Mister George. Adiós, Wendy.
¿Quién era Wendy?

--Gwendolyn--Le corrigió Mister George, pero Gideon a había doblado la esquina.


El poster de la pelicula
y nueva edición del libro
en Alemania. (Porque de allá
es la autora)
Te lo dije.
Este chico no me caía bien, pero nada. Hubo veces en las que se comportaba como un verdadero imbécil junto con Charlotte y mira por dónde  y yo quería entrar al libro para darle un buen golpe en la espinilla para que se retorciera de dolor. Pero como bien sé que no es posible tenía mis esperanzas de que Gwendolyn le diera una cachetada bien dada al muy desgraciado ¬¬'
    Pero no puedes evitar amar al muy desgraciado   a Gideon. Primero porque él tiene estos "¡Ahh..!", y segundo porque no se comporta como el soberano imbécil que yo creí que era todo el tiempo. Es como si fuera enfadoso cuando está aburrido como yo  o algo. O es cosa de genética, que muchas personas parecen pensar: ¿Eres un De Villiers? Vas a ser un imbécil. Amén.
  Pero no se puede evitar amarlo. ¿Porqué? Porque aunque odio estas cursilerías, y odio a los tipos que en el fondo tienen su corazón, muy encerrado, Gideon es así.

      La reseña ya me está saliendo larga, así que les voy a decir que los personajes están muy variados: Tenemos a la mejor amiga que amamos, a la prima que odiamos, a la tía que casualmente también odiamos, al soberano imbécil que odiamos pero que en verdad amamos, la prima Lucy que es una delincuente juvenil... Y, qué más decir.
   Al final la trama me dejó un poco perpleja porque yo estaba comenzando con mis sospechas acerca de Lucy y Paul...

    Rubí es un libro que amé y seguiré amando por el resto de mi vida porque se ganó un lugar a pulso en mi corazón.  Tienen que leerlo, tienen que leerlo, tienen que leerlo. Fin.

Saludos, Sthep.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

The Bet. Capítulo 4




#Día 7
                                                                                                                 Narra Andrew
-¡PÁSAME LA PELOTA HIJO DE...
Las señas del entrenador me hicieron parar mi sarta de maldiciones.
Era un día muy importante ya que hoy se definía quienes iban a la final estatal.
Todos corrían alrededor de mí y me esquivaban, hasta mi propio equipo. No me pasaban la pelota por mas que les había dicho que el pase 4 de cada jugada era para mí. Nada.
Un sabor ácido ya estaba en mi boca.
Doyle corría con la pelota desde el otro extremo de la cancha, el mariscal de campo del equipo contrario venía tras él, tenía que pasarme la pelota. Era el único libre.
-¡VAMOS DOYLE, PÁSAMELA SOY EL ÚNICO LIBRE! - le grité
Doyle me hizo una seña de asentimiento y se puso en posición para tirármela. Cuando estuvo en el aire no venía hacia mí la pelota, sino a Cale.
¡Demonios! Todo iba a salir mal, un jugador del otro equipo estaba detrás de Cale. Cale tomó la pelota, intentó correr pero para entonces el otro jugador se le echó encima y le quitó la pelota para después tirársela al mariscal de campo oponente, el la atrapó en el aire, corrió e hizo Touchdown.
Sonó el pitido que marcaba que el juego había acabado.
Habíamos perdido.

-¿QUÉ SOY INVISIBLE? LES DIJE QUE ME PASARAN LA PELOTA, SON UNA BOLA DE ESTÚPIDOS, IDIOTAS, LERDOS, HIJOS DE...
-Basta. Por una vez en tu vida deja de ser tan engreído, sabemos que te querías robar la noche para después ir a alardear que ganó el equipo gracias a ti.- comentó entredientes Doyle
-PUES CLARO QUE GANARÍAMOS GRACIAS A MI, POR QUE GRACIAS A TI DOYLE PERDIMOS. ¡YO.ESTABA.LIBRE!
-Claro... ¿Y si queríamos perder? - dijo Seth
-YO NO QUERÍA QUE MI EQUIPO PERDIERA, SON UNOS IDIOTAS.
-DESDE CUANDO ES TU EQUIPO? - Gritó Doyle enrabiado
-Desde que soy mariscal de campo, y es TU obligación así como la de todos, obedecer mis ordenes mientras estemos en el campo.
Doyle me hizo una seña fea con las manos y se fue diciéndome una sarta de maldiciones
Todos se me quedaron viendo con mirada de desaprobación
-¿QUÉ? - Grité y me fui.

No había sido mi día.
Estaba caminando por una calle extraña, no me había detenido desde que salí del campo, y ni siquiera me había molestado en mirar a donde iba, solo caminaba.
Había perdido un juego importante. Y todo por los idiotas de mi equipo. ¿Por que jodidos los escogí?
No me había percatado que tenía a chewbacca dentro de mí, tenía demasiada hambre. Encontré en esa extraña calle una pizzería llamada "Alone" y debajo había un eslogan que decía "Solo los solitarios hambrientos comen aquí".
Genial pensé es como realmente estoy.. Solo. 
Abrí la puerta y el ambiente ahí era extrañamente acogedor, había música agradable, las paredes estaban forradas de posters de diferentes bandas, las mesas y las sillas eran diferentes entre sí, pero se veían bien. El piso era pura alfombra negra. Las personas que estaban ahí, estaban... Solas.
Me senté en una mesa de madera clara pequeña con una silla azul chillón.
-Hola, mi nombre es Hayley y en un momento viene la mesera a tomar su orden. - Dijo la chica llamada Hayley bajita, maquillada exageradamente vestida con un vestido negro con rosa. Me tendió un menú.
-Gracias. - Dije y se fue.
El menú tenía bastantes cosas, y se veían deliciosas, pero solo traía 10 dolares y no creía que me alcanzara para mucho.
-¿Puedo tomar tu orden? - me dijo una reconocida voz.
Levanté la vista para confirmar mis sospechas y si. Era ella.
Con una camisa negra que decía "FUCK YOU" y unos pantalones tan trozados que podría no llevar ningún pantalón y no se notaría la diferencia. Muy diferente a aquel vestido azul.
-Ah, hola extraño. ¿Solitario, ah? Tendré que contárselo a todos.
-Hey, ¿Con que trabajas aquí, ah?
-Sí, ahora... ¿Qué vas a pedir, extraño?
- Una pizza personal con extra queso y M&M's.
Levantó una ceja y se acercó a mí
-No te la recomiendo. Aunque, bueno. Es tu elección. - sonrió.
-Ah, vale. ¿Entonces cuál me recomiendas?
Se quedó pensando por un momento
-Bueno, mi preferida es la que tiene pedacitos de alitas picantes. O la de extra queso con chile.
Miré el menú y miré que las dos se pedían grandes y bueno... Estaba yo solo, no podía comerme una pizza yo solo, bueno si podría pero no.
-¿No hay mas pequeñas?
-Nop.
-Demonios. Vale, dame la de alitas picantes.
-¿De tomar?
-Una budlight.
-¡Jaja! A menos que traigas una credencial que demuestre que tengas 21, te puedo traer una cerveza. Pero como no es así, bueno.. Tengo sodas y tés.
-Tráeme un té de frambuesa.
Sonrió
-Enseguida, caballero.
Cuando estaba apunto de irse la tomé del brazo.
-¿Algo mas? - dijo burlonamente
-Me debes una cita. ¿A que horas sales?
Se le borró la sonrisa y frunció el ceño.
-No te debo nada. Pff.
-Vale, vale. Ven, acompáñame a comer, no me puedo comer una pizza yo solo.
Puso los ojos en blanco y luego sonrió.
-Está bien.
Y se fue.
Después de 10 minutos, llegó con la pizza y mi té.
- Ahora empieza a devorartela, iré por mi sweater.
Tomé un pedazo de pizza y la miré desconfiadamente, pero al momento de masticarla y tragármela dije:
-Dulce néctar de los dioses.
Brenda oyó lo que dije y se rió
-Sabía que te gustaría.
Tomó un pedazo de pizza y se lo comió escandalosamente, se metió casi 3/4 de pizza a su boca y lo masticó con fuerza.
Esta si era la chica perfecta.
Cuando se terminó su primera pizza puso sus manos en su barbilla y me miró.
-¿Qué? - le pregunté.
-Hay rumores que les gritaste a todo tu equipo...¿Por qué?
Me limpié la boca con la servilleta y le conté todo.
Me sentí liberado
-Te voy a decir una cosa, y no lo tomes a mal, pero eres un engreído, egoísta. No eres solo tú, se supone que son un equipo ¿no?
-Pues si pero..
-Nada de peros, tienes que dar tus estrategias y preguntarles si les parece bien y si las pueden hacer. Tienes que tomar habilidades de todos y no solo tuyas, si es que quieres seguir jugando bien.
Me quedé callado por un largo rato. Ella se cansó de estar en esa posición y tomó otra rebanada.
La miré.
-¿Sabías que mirar a la gente así, es acoso? - dijo ella
-Lo siento.
-Ya vas mejorando...
-¿El qué?
-Pedir disculpas al tiempo.
-¿Sabes?
-Que. - se metió la pizza a la boca y la mordió.
-Me alegro haberte conocido.
-No me conoces. Ni yo te conozco a ti. A propósito no digas que estuvimos aquí, y vete antes o después de mí, no quiero que nos vean juntos, mi reputación está en juego.
Me reí.
Se supone que yo debí haber dicho eso, en todas las citas que fracasaban decía éso. Esta chica es diabólica.
-Si claro.
-Enserio.
-Bueno, yo quiero seguir saliendo contigo. Ya sabes, para conocerte verdaderamente.
-Hay que evitar la parte de salir. Mira: Mi color favorito es el rojo, mi fruta preferida es la frambuesa, no me gusta el plátano, odio a los esnobs, odio la escuela, me gusta realmente está camiseta que traigo puesta y me gusta maldecir. Listo, ya me conoces.
-El sábado a las 7:30 iremos a comer un helado o ver una película.
-No.
-¿Por qué no?
-Por que no tengo ganas.
-Te sacaré de tu casa si es necesario.
Sonrió malefícamente
-No, ni así.
-Te daré 10 dolares si vas conmigo.
-Nop.
-Por favor.
-Si lo pides así... Bueno, está bien. Pero será a las 8:00. El cine está mas vacío a esa hora.
-¿Cómo lo sabes?
-Trabajé ahí.
Esta chica es increíble.


                                                                                                                            -LizzieG.
                                                         

lunes, 19 de noviembre de 2012

4# Off Topic: Cuando te acusan de comerte al gato y sólo te queda poner tu cara bonita



Más exactamente me refiero a que en estos tiempos  las personas te miran sosteniendo un libro entre tus manos y con la cabeza gacha y se apresuran a la velocidad luz a preguntarte qué haces. Como si debiera haber un motivo oculto por el que traes un libro. Y tú quieres gritarle algo así bien lindo como "Me estoy comiendo a tu gato, ¿No ves?" , pero sólo te queda poner tu cara bonita y responder de lo más educadamente posible. Pero se quedan mirándote como si en verdad te estuvieras comiendo a su gato.Como si fueras un bicho raro. Ya, que no me vengan con que A) Estoy exagerandoo, porque no, en verdad me pasó. Y con que B) Nunca te pasó algo similar. Porque si te gusta leer, seguro te pasó.
  Seguramente lo peor es que cuando finalmente les llega, cuando lo captan, ellos dicen : ¿Porqué lees?
No por curiosidad. Es por malditos. Y como no puedes contestarle "Porque no sé donde vive tu gato", tienes que poner tu cara bonita de nuevo y soltar algo así como "Me gusta". Así que te examinan con su potente mirada de "Te estoy Juzgando", para luego alejarse y verte desde la punta de otra habitación. O en mi caso, desde otra banca. Así que tomas tu libro, tu dignidad... Y te marchas. Más o menos así:
 


Y en verdad luces mejor en tu mente que cuando actualmente lo estás haciendo.
   Ya, bueno. Pregunta; Que sean tres.

A) ¿Alguna vez te han mirado como si te hubieras comido a su gato?
B)  ¿Porqué lees tú?
C) ¿Tienes gatos? (Pura curiosidad)

Saludos, no-comedores de gatos.
Sthep S.




Stills Rubí



 Puede que para cuando yo esté publicando esta entrada (No estoy muy segura de cuando) ustedes ya hayan visto esto, pero me lo acabo de encontrar por Tumblr, así que quería mostrárselos porque estoy muy emocionada. Y porque apuesto que LizzieG también va a alucinar



Y aquí están:






Este chico no me gusta. No es mi Gideon :/


                                               Según yo Leslie era güera (?) pero no me acuerdo.


Y si no te has leído el libro del cuál vas a hacer esta adaptación, voy a poner la reseña el jueves para que se te quite. xD

Saludos!
Sthep.
   

viernes, 16 de noviembre de 2012

The Bet. Capítulo 3.



#PrimerDía
                                                                                                                         Narra Brenda. 

Una de las cosas que mas odiaba de toda la vida era levantarme temprano. Sí, temprano.
Se supone que somos adolescentes y que estamos en crecimiento y por esa razón teníamos que dormir mucho.
No soy fan de ver el amanecer.
Y lo peor: Ir a la escuela.
Mis razones por las cuales NO se debe ir a la escuela:

  • Esnobs. ¡Dominan el mundo! Si pudiera los matara. Bueno, puedo pero no debo. Tampoco soy fan de la cárcel. 
  • Maestros. Son unos completos aburridos, que no hacen nada mas que ponernos mucha tarea para que no podamos salir al cine, o ir a dar un paseo en la playa el fin de semana. 
  • La Historia. ¿Para que debemos estudiarla? Ya se murieron. Punto. La verdad no encuentro interesante la Historia. Simplemente no me importa.
  • Mas Esnobs.
No es que odie la escuela, ya que en realidad tengo buenas calificaciones y en mi vida he tenido un reporte. Pero no me gusta. Si por mi fuera me quedara en casa leyendo un poco.
Ayer en la fiesta de Kayla (que no sé por que fui) fui bañada de cerveza por uno de los chicos mas idiotas que puede ver en el universo : Andrew, el mariscal de campo. Ni siquiera me dijo "Lo siento" en el momento, sino que esperó toda una hora para lamentarlo.
Debo decir que me aproveché un poco, ya que lo obligué a que me trajera a casa.
Y bueno, apestaba a muerto y si lo decía enserio aunque el pareció no creerme. Seguramente si fuera periodista o una de esas chicas que les gusta el chisme, ya hubiera puesto en mi estado de Facebook: "Andrew, el guapo mariscal de campo apestaba ayer horrible en la fiesta de Kayla". Pero no soy así.

Llegué a la escuela a tiempo, faltaban unos minutos para que sonara el timbre y todavía disponía de tiempo para ir por mi libro de literatura (el cuál nunca se usaba ya que la profesora utilizaba otros métodos de enseñanza)
Iba caminando hacia mi casillero con la cabeza gacha cuando me golpeé con algo y caí al suelo dramáticamente.
Muchos se detuvieron a mirar, pero ninguno se acercaba lo suficiente como para ayudarme a pararme o por lo menos decir "Estás bien?"
Tampoco quería levantarme, no es que el suelo estuviera cómodo, sino que me daba una gran flojera hacer esfuerzo y levantarme, recoger mis cosas y seguir como si no hubiera pasado nada.
No me importaba en lo absoluto que me vieran todos aquí tirada.
Alguien se paró justo enfrente de mí y estiraba las manos para ayudarme a levantar. Llevaba unos pantalones negros y según parecía una camisa blanca.
-Hey, extraña. Venga, levántate.
Le dí mis manos y me ayudó a levantarme.
Era Andrew. Ya no apestaba, olía asquerosamente delicioso.
-Ah, gracias.
-De nada, a propósito, ¿qué hacías ahí tirada?
-Bueno, quería sentir el frío del piso. - Dije sarcásticamente.
-Ya veo.. - Se agachó y tomó mi bolso del piso, que yo no había molestado en levantar.
-Gracias.
-De nada
Nos miramos por un rato.
-Ehh, tengo que irme. - le dije y me dí la vuelta.
-Hey, espera. - Dijo y me tomó por el brazo. No tuve mas remedio que voltear a verlo.
-Enserio, se me hace tarde y bueno, es por la única clase que vengo a la escuela y me dolería en verdad no tomarla.
-Seré breve. - dijo
-Te estoy escuchando.. No deberías hacer pausas y mirarme así. Solo dilo. El tiempo cuenta y yo llego tarde.
-Bien, ¿quieres ir al cine el miércoles o ir a dar una vuelta?
¿Ir al cine el miércoles? Odio ir al cine los miércoles, por la simple y sencilla razón que no puedes ver la película bien, ya que está lleno el cine y siempre hay quienes la arruinan gritando cosas y arrojándote palomitas.
-Ummh... ¿Por qué?
-Bueno, no lo sé. Todavía estoy en deuda contigo. - Me sonrió alegremente.
-Ah...
-¿Qué dices?
Hice como que miré el reloj de mi mano (aunque no tenía reloj alguno)
-Ya es demasiado tarde, tengo que ir a clase y tú también. Así que, adiós. - Le dije y sacudí mi brazo para que me lo soltara.
Me soltó.
-Vale, pero me dices ¿sí?. ¡Oye! ¿Tientes teléfono? Me imagino que sí, ¿me lo das?
¿El guapo mariscal de campo pidiéndome mi teléfono? En su lugar, preferiría que me pidiera mi teléfono Joe McPhee, el chico mas tierno, carismático, cero esnob y guapo que jamás había conocido. Llevaba enamorada de él desde quinto grado y siempre lo consideré mi novio. Claro, el nunca lo supo.
-Ah, si tengo, pero es muy tarde y no hay tiempo. Chao. - Dije y me fui.
Andrew se quedó claramente asombrado, si hubiera sido otra no lo hubiera pensado 2 veces, le hubiera dicho que si. Pero yo no. La idea de salir con Andrew, me repugnaba. Para empezar, ¿qué no era novio de Kayla, la porrista piernas largas?
Vaya chico...
Que asco.


                                                                                                                                -LizzieG

jueves, 15 de noviembre de 2012

Reseña: Gimme A Call, Sara Mlynowski.

Reseña: Gimme a Call,
Sara Mlynowski.
Libro único. 
Devi desperdició tres años saliendo con Bryan: El guapo adorable, y rompecorazones de Bryan. Tres años en los que Devi echó a perder sus amistades, descuidó los estudios, ignoró las actividades extracurriculares... Y ahora, justo antes del baile de graduación, Bryan la ha dejado y ella descubre que no le queda nada. Ni siquiera un celular en condiciones.... el suyo se le ha caído dentro de la fuente del centro comercial. Y sólo le permite realizar llamadas a un único número de teléfono... el suyo. ¡Pero el de hace tres años, cuando tenía catorce!
   Cuando Devi se recupera de la impresión -y convence a su yo más jóven de que no es una loca quien la llama- se da cuenta del don que le ha sido concedido. Ahora se puede aconsejar sobre cómo hacer bien las cosas... ¡Porque ya las ha hecho mal! Si la Devi de primer año de prepa sigue con sus consejos, conservará a sus amigas, lograrán que la admitan en una buena -o mejor, en una increíble- universidad, será una superestrella de las actividades extracurriculares, y lo que es más importante, ¡Se ahorrará que Bryan le rompa el corazón!



     ¡Que larga esta la sinopsis!

Bueno, primero quiero aclarar un punto: Yo tengo 14 años (Recién cumpliditos, ejem, ejem) y yo no soy tan... enfadosa.

       En el libro podemos ver cómo Devi ha echado a perder su vida. Es enserio. Como si se hubiera detenido a asegurarse de que en verdad lo había arruinado. Entonces ella está sorbiéndose los mocos y luego... Su celular se calló a la fuente del centro comercial. Así que la pobre no tiene nada más que entrar y sacar el desgraciado celular para descubrir que necesita uno nuevo... Y que sólo sirve para marcar a su propio número, pero de hace cuatro años.  Y ella tiene esta oportunidad para hacerlo todo de nuevo, y ahí va a decirle a la Devie de catorce años que no se enamore de Bryan. Pero Devi Novata no lo tiene muy claro; A ella le gusta Bryan. Y las dos no dejan de pelearse en todo el libro y ambas son un poco... enfadosas.
Una de las portadas de
Gimme a Call.


       No es algo que me haya molestado mucho, pero sí un poco, porque la Devi mayor (Ivy, se pone, para no confundirse) es muy... Egoísta. Ya está, lo dije: Creo que todas las razones de Ivy (Que ya dije, es la Devi de 18 años) son egoístas. Y luego está Pipi (Ajá, Pipi. La Devi de catorce años) que ella se derrite por Bryan. Y como la mitad del libro se está peleando con ella, aunque bien que Pipi tiene sus razones , hay algunas partes en que me desesperaba. Porque es terca, irritante y medio superficial. Creo que ese es el punto: Siempre cuando leo un libro dónde la protagonista tiene catorce, trece años, quiero matarlas. A todas. ¡Y yo no soy así, demonios! Así que no se dejen engañar: Nosotras las adolescentes no somos tan desesperantes. No todas. No todo el tiempo...

    Como ya dije el tema de los personajes me disgustó un poco, pero es algo que dejó de molestarme y pude disfrutar muy bien de la historia. Porque es un libro bueno. Es divertido y es entretenido.  Que bien puedes darte cuenta de que es un libro de Fantasía, Ciencia Ficción y así (No tengo muy en claro la diferencia de géneros) pero en cierta manera el libro no sólo se trata del Teléfono Super Mágico. Es acerca también de una chica que en verdad lo echó a perder todo por una relación. Ella dejó de lado su familia, sus amigos, y su escuela. Y tengo que admitir muy de mala gana que en ese aspecto el libro no deja de parecerse a El Club de Los Corazones Solitarios.
¿Soy yo o la portada está...
fea?
Es ligero. Se lee rápido. El ambiente es bueno. Los personajes están medio nah, pero bueno. Y lo mejor es que no tienes que esperar un año al siguiente libro porque es único. La trama es fantástica, es rápido, el final es impredecible... Y está muy bien. No hay nada más que decir.
  Puedo decirte honestamente que me gustó, y te lo recomiendo.
Pero nada, puede que guste más a chicas que a chicos.

¡Saludos!
Sthep.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

The Bet. Capítulo 2.


La chica estaba sentada en la banqueta con una lata de Dr. Pepper.
Con todo el dolor de mi alma, pero pensando en esos quinientos dolares me senté a su lado.
-Hola.
Volteó a verme y puso los ojos en blanco.
-¿Qué? ¿Vienes a pedir disculpas? Por que, es lo menos que podrías hacer, mi vestido huele asquerosamente a cerveza.
-Ya.. Lo siento, no te vi.
-Bah, eso lo debiste de haber dicho en el momento en el que me tiraste la jodida cerveza, Andrew. Pero claro, los "populares" hacen lo que se les antoja, por que ellos son bien "geniales". - Dijo moviendo los dedos en aquellas palabras.
Esta chica si que era difícil, mas de lo que me imaginaba. En este momento debería estar con Kayla.
-Te he dicho perdón.
-Pero eso no significa que te he perdonado. Estás en mi lista negra... Y la encabezas.
Puse los ojos en blanco.
Se me habían acabado las ideas. Generalmente las chicas hacían esto, no yo.
Tomó un trago de su bebida.
-¿No te piensas ir? Además de mi olor a cerveza, aquí hay algo que huele a podrido... Tal vez sea tu cerebro.
¡Ahh! Esta chica me esta colmando la paciencia.
-Aquí estoy bien... - me acerqué mas a ella.
-Puaj, lo decía en serio. APESTAS.
-¿Te enojas conmigo y me dices que apesto solo por el hecho de haberte echado todo un bote de cerveza en tu feo vestido? - dije con rabia
Ella también me mira con rabia.
-No es solo por eso, me enrabia el hecho de tener que decirte que me pidas perdón y ni siquiera lo hagas y a la hora vienes y te muestras muy arrepentido... ¿A qué juegas Andrew? Y cuando digo que apestas no lo digo literal, en realidad apestas. Hueles mal. Das asco. ¿Entiendes? Y prefiero decírtelo yo, que tengo un vestido feo y que huele mal a que te lo diga aquella esnob piernas largas. - Gritó enfurecida.
-Oh, pues... Gracias por decirme.
¿Desde cuando oleré mal?
-Mmm. Oye, llévame a mi casa, es lo menos que podrías hacer.
-¿Aunque huela mal? - dije
Se encogió de hombros.
-Lo soportaré.

No sabía como se llamaba, y estaba en el asiento del copiloto viendo por la ventana mientras yo la llevaba a su casa. Me había peleado con ella y ella conmigo y aquí estábamos.
-¿Puedo bajar la ventana? No aguanto el olor.
-Ah.. Vale. - ya que bajó la ventana suspiró fuerte. - Oye, no sé tu nombre.
-Brenda. Me llamo Brenda.
Brenda, Brenda. Se llama Brenda. Diablos, tendré que apuntarlo antes de que se me olvide y le termine llamando Bertha.
-¡Eh! Para. Aquí es.
Su casa era grande de dos pisos con una gran fachada elegante. En su cochera fácil cabrían unos 4 carros.
Frené y apagué el carro enfrente de su casa.
-Te diría el típico "gracias por traerme" y todo el rollo, pero me la debes. - Dijo y se bajó.
-Eh!! - Grité.
Se dio la vuelta y me miró.
-¿Qué?
-Adiós Brenda.
-Adiós apestoso.
Y se metió a su casa.
No se cuánto tiempo me quedé estacionado afuera de su casa, pero supuse que bastante, ya que Fiore, mi hermana pequeña (bueno, no tan pequeña ya que solo era 2 años menor que yo.), me llamó para decirme que si que me pasaba, que hacía 2 horas que le había dicho que la recogiera de la casa de su amiga.
Tendré quinientos dolares.
Lo lograré.
Aunque esta chica sea mas difícil que quitarle un dulce a un bebé, por que ya saben, les quitas el dulce y se ponen a llorar como locos y luego llega la mamá del niño y te hecha problema. No es nada fácil quitarle un dulce a un bebé.
Lo digo por experiencia.


                                                                                                              ~LizzieG.

martes, 13 de noviembre de 2012

Mine, capítulo 49.


Mine, capítulo 49. "Holey".


--¿Qué me estás diciendo?--Le pregunto a Ellie mientras ella se sienta en el sillón y me hace espacio para que me siente con ella. Pero me quedo ahí parada--Escucha, Ellie, esto es ridículo. No puedo creer que él te ha enviado a hablar conmigo en su nombre.
  Ella agita la cabeza.
--No. Él no sabe que estoy aquí. Piensa que sigo en Holey.
Me inclino.
--¿En donde?
--En Holey. Es un centro... Te lo explicaré, ¿Si? Siéntate.
  Me siento enseguida de ella y cruzo mis piernas. Y espero.
--Lucas no sabe que estoy aquí. Les pedí a mis padres que no le dijeran que me dieron un descanso en Holey. Probablemente él ahora está encerrado en su cuarto casi cortándose las venas.
--¿Qué?
--No tengo idea que le hiciste, pero ahora está destrozado sin ti.
--¡Venga ya! ¡Fue él quién rompió conmigo!
--¡Pero fue por mí!
 Tengo que parpadear varias veces para que me llegue.
--¿Por tí? ¿Le dijiste que rompiera conmigo? Pensé...Pensé que eras mi amiga.
Ella agita la cabeza, molesta.
--Eres una cabezotas, Lena. Enserio. Yo no le dije que rompiera contigo, tonta, nunca podría pedirle eso.
--¿Entonces?
 Suspira.
--Él terminó contigo porque yo necesitaba ir a Holey.
--¿Pero qué es Holey? ¿De qué me hablas?
--¡Cállate Lena! Déjame explicarte.
--Muy bien.
Me cruzo de brazos y espero.
  Ellie suspira, muy cansada.
--Tú nunca preguntaste--Repone--Nunca nos preguntaste porqué nos mudábamos tanto, y en cierta parte fue un alivio, pero ahora necesito que me lo preguntes.
 Hago una pausa, y se lo pregunto.
--Mi familia se mudaba tanto por mí. No por negocios, si no por mí. Lena, estoy enferma. Lo he estado desde que tenía doce. Se llama TDC. ¿Conoces el término?
Niego.
--Trastorno Dismórfico Corporal.
Y aún así me suena a chino.
--Es un trastorno mental. Es cuando las personas se preocupan mucho por su imagen. De una forma enferma y retorcida, créeme. Desarrollé una Trastorno cuando tenía doce años, con respecto al maquillaje. Era imposible estar un momento sin esa cosa puesta en mi cara, y entraba en pánico cuando no. Me sentía... como si estuviera expuesta--Hace una pausa-- Así que nos mudamos a Europa porque ahí había una clínica que podía ayúdame...
   Al ver mi cara, ella se detiene.
--¿Quieres preguntarme algo? ¿Entiendes hasta este punto?
--¿Tienes un Trastorno estético?
--Bueno, sí. Pero tú lo haces sonar como si fuera una modelo o algo. Es un TDC. Es grave. No es como si quisiera proteger a mi ego; Es real.
  Parpadeo y agito mi cabeza hasta que me llega.
--¿Y cuanto tiempo te quedaste ahí, en esa clínica?
-- Me quedé en esa clínica mucho tiempo. Quiero decir, salí y un mes después mi familia se mudó aquí. Tengo 16 ahora. Haz las cuentas.
--¿Entonces no te curaste?
Niega.
--No lo entiendes. Nosotros no nos curamos; Es como la anorexia. Sólo continuas.
Hago una pausa.
--¿Entonces, caíste de nuevo?
Asiente.
--Es por eso que nos mudamos a otra cuidad para que yo asista de nuevo a una clínica que ofrece ayuda a personas como nosotros. Holey.
  Niego con la cabeza y saco mis pies del sillón.
--¿Porqué me cuentas esto?
--Porque es la razón por la cuál Lucas te dejó. No es porque no te quiera.
--¿Y porqué no me lo dijo él, demonios?
--Porque yo no quería. Lena, nadie sabe que nos mudamos porque tenía que ir a Holey. Tu familia piensa que nos mudamos por el trabajo de mis padres--Hace una pausa--Debiste ver tu cara cuando te dije que mi problema era con el maquillaje. Me avergüenza un poco, ¿Sí? No es un delito. Le pedí a Lucas que no te dijera nada al respecto. Y él no podía decirlo, y eso lo mataba. Así que... rompió contigo. Dios, me sentí tan culpable cuando me lo dijo.
  Ella pone sus dos manos en sus mejillas y niega, como una niña pequeña.
Me quedo callada.
--Dios. ¿Quieres café? Yo necesito café. Iré a hacer café ahora mismo.
Me levanto negando con la cabeza, gracias a Dios que Ellie no me sigue hasta la cocina.
Cuando vuelvo con dos tazas de café y me siento a su lado, pregunto:
--Muy bien. Tengo mi café, ahora sí; ¿Qué exactamente esperas que haga con la información que me acabas de dar?
--¡Habla con él! Él esta total y completamente fuera de sí. Aunque esté yo encerrada en Holey no significa que no me de cuenta. Mamá está preocupada. Y Jessie, Dios mío, está asustada. Piensa que él no la quiere o algo. No sé, no le puse mucha atención a mi madre cuando me lo dijo.
  Pero niego con la cabeza.
¡Dios, se supone que él me tiene que hablar a mi, no al revés!
--¿Y? ¿Qué le voy a decir? "Oye, sé que estás destrozado, hay que volver juntos. No te preocupes que las relaciones a larga distancia funcionan de maravilla para mí" ?
  Ellie toma un cojín y me golpea.
--¡No me importa, carajo! Sólo arreglalo, Lena. Vamos, ¿Me vas a decir que has estado muy bien sin él?
  Me quedo callada.
--Muy bien--Continúa--Entonces es tiempo de que te tragues ese orgullo y le hables por teléfono... Pero mañana. No quiero que me cache estando fuera de Holey--Me abraza rápido y se para--Me tengo que ir. Sólo me dieron un día y necesito conducir varias horas para estar con mi familia.
   Y desconcertada, lo único que soy capaz de decirle es:
--¿Quieres algo para el camino?


Esa tarde me quedo viendo el teléfono cerca de una hora hasta que decido que es tiempo de llamarle. Así que hago lo que Ellie me dijo: Me trago mi orgullo y le marco. Pero no contesta. Y le marco de nuevo, pero nada.
  ¿Y si no quiere hablar conmigo?
Ya, eso no tiene sentido. ¿Porqué no querría hablar conmigo si está ta destrozado como Ellie dice? ¿Y si Ellie mentía? No, ella no me confesaría lo de su TDC, o lo que sea, para nada. ¿Verdad? ¿Estaba mintiendo? No, que es estúpido... Ay, Dios, que estoy divagando.
  De cualquier manera, decido esperar hasta mañana (Como en un principio Ellie me dijo) , así que me lavo los dientes, me pongo mi pijama y miro el techo hasta que me quedo dormida.


Él no me llama al día siguiente. Y no lo hace al día siguiente a ese. Lo hace el tercer día, después de 20 llamadas mías. No es que las estuviera contando, ni nada.
 No sé ni siquiera porqué estoy tan asustada.
Pero no puedo quedarme en casa todo el día. Me pongo mi bufada alrededor del cuello y me abrocho el botón superior de mi saco negro bajando las escaleras de la entrada porque voy a recoger a Cariba.
  Entonces lo veo: Vestido con sus jeans de siempre y el pelo desordenado.
Lucas está parado en mi patio delantero. Me detengo lentamente y lo miro, poniendo un pelo detrás de mi oreja. Y aguanto esa necesidad de ir a besarlo.
--¿Qué haces aquí?
Parece confundido.
--Tú... Tu me llamaste.
--Bueno, sí. Lo hice. ¿Porqué no me contestaste en vez de venir a otra cuidad, Lucas?
--Es que Ellie habló conmigo.
Me quedo callada unos segundos.
--Sí. También habló conmigo.
Sonríe débilmente.
--Entonces necesitamos hablar. ¿ Vas a alguna parte?
Me mira de arriba a abajo.
--Bueno, iba a ir por mi hermana.
--¿Tu hermana?
Levanta una ceja, escéptico.
--Sí, bueno, te perdiste unas cosas mientras estuviste fuera.
Su cara cambia. Mierda, mira que bien lo he hecho.
--Me gustaría ponerme al tanto.
Dudo antes de decir:
--¿Quieres acompañarme? La llevaré al McDonald's, y podremos hablar mientras ella juega. ¿Te suena bien? ¿O tienes que irte? Tu hermana se fue en cuento llegó.
--Seguro, será encantador conocerla. ¿Desde cuando se están viendo?
--Desde hace unas semanas.
  Antes de saber lo que estoy haciendo, doy un paso enfrente y lo rodeo con mis brazos. E inmediatamente me abraza de vuelta y me levanta unos centímetros del piso.
--Te extrañé--Murmuro.
--Yo más.
Esta vez no lo detengo cuando me empieza a decir cosas cursis. Esta vez sólo me limito a dejar que el calor llegue a cada parte de mi ser, llenando mi corazón.

--Sthep S.
 No lo había publicado como se debe cada martes temprano porque lo acabo de terminar, porque la flojera siempre me gana... Pero aquí está :D (Y eso significa que pecaré de pereza y haré el sig. cap hasta el próximo lunes)

Presumiendo presumiendo... (Porque en la otra voy a hacer un IMM como las personas normales) #9




Me regalaron este libro de cumpleaños hoy. Y qué bueno, porque hay muchos libros que quiero y no sé si este alguna vez lo compraría. Suerte la mía.
Es Blanca Como La Nieve, Roja Como La Sangre, Alessandro D' avenia.
  Así que nada, feliz martes :)


Saludos,
Sthep.
 
                                                         

lunes, 12 de noviembre de 2012

Un día especial.

Sé que hoy no es mi día para publicar, y todo eso. Y también se que no deben de chocar las entradas y blah.
¡Pero esto es realmente importante! ¿Por qué? Bueno, Sthep que probablemente me mate por hacer esto cumple años. ¡SÍ! ¡CUMPLE AÑOS! ¡WOOOO!
Ya está vieja, oh sí.
Así que, mi querida amiga:

Espero que te la pases bien, muuuy bien en éste día tan especial. Tal vez cuando hayas visto esto, ya te habré felicitado mil veces en persona, pero esto también cuenta ¿no? 
Hoy es TU día, así que puedes hacer lo que quieras... Sí, hasta dominar el mundo, si en necesario. 
Y no por que seas mayor y así, significa que debes ser madura y la cosa... No. Sigue haciendo tus unicorneadas, locuras o como quieras llamarle. 

Disfruta de la vida, aprovecha las cosas y vive al máximo. 
Algo así. Bueno, no te tires al césped. Pero sí, disfruta de la vida. 


Te desea un feliz cumpleaños
                                                                                                                LizzieG. ¿Quién mas?

P.D. Te suplico que no me digas cursi, por que te mato. 
P.D 2 Si, estás vieja. ¡Los jóvenes mandan! 
P.D 3 Ya son muchas posdatas. 

#3 Off Topic: Porque las ventanas nunca dejan de ser sexys




Estaba hablando hace un tiempo con la novia (Ahora prometida) de mi primo acerca de un libro que no puedo recordar, y llegamos a la conclusión de que por alguna razón desconocida todos (O la mayoría) de los personajes masculinos consideran las ventanas de lo más románticas.
Y así es como las miró.
    Como Daniel (No, no ése Daniel que tú crees, el otro Daniel) de Dark Divine -Bree Despain-  (Ese Daniel. Que, para futuras referencias, chicas, es mi novio. Manténganse alejadas XD) que fue y se apareció en la ventana de Grace para decirle que es un lobo-perro del infierno. Porque eso es taaaaaaan romáaantico...! ¬¬'
  Y luego podemos ver lo mismo en el caso de Finn Holmes (Aquí no hay pérdida)  del libro El Viaje (Amanda Hocking). Podemos apreciar muy bien como estos dos se pusieron de acuerdo para soltar la cosa paranormal a las chicas que traen locas. Porque que tu novio te diga que es un ser mítico en la ventana es el sueño de cualquier chica Sarcasmo, sarcasmo  Por supuesto que sí.
   Y luego está ese claro ejemplo que no puede pasar desapercibido: Edward Cullen. Que sí, que también consideraba que visitar a su amada por las noches y pasar por su ventana era la cosa más linda del mundo. Eh, que no lo culpo en este caso, porque A)Charlie le metería un balazo y cuando él empezara a brillar en la oscuridad el otro se iba a espantar (Pero ahora que lo pienso bien, él sólo brilla con el sol...) y porque B) Él quería intensamente ser parte de mi super genial lista de chicos que creen que la ventana es super sexy.
  De cualquier manera no puedo decir mucho de él, porque A) Los vampiros ya no me caen en gracia , porque B) (Y más importante aún) LizzieG me mataría si digo algo malo de él, y además C) Porque a mí no me gusta odiar a nadie. No soy una Troll ni una Hater ni ningún nuevo término que le pongan.
   Aclaro que no intento ofender a nadie que ame/ idolatre/ admire a uno de los personajes anteriores. Enserio. Ni tampoco quiero ofender a nadie cuando menciono al precioso de mi novio (Mi otro novio) Akiva , que bien no entró a hurtadillas en la habitación de Karou, pero bien que pegó la cara contra el cristal para verla dormir muy al estilo Cullen.
 Y no me hagan hablar de Sam. ( Sí, ese Sam) del libro Temblor cuya reseña aún no pongo porque no llego a la T todavía. Pero les adelanto que no... No. Y que bien, el niño no se metió por su ventana... Él se quedó a vivir en su casa. Claro que sí. Y si no lo han leído, siento el spoiler.
 Y eso que todavía no menciono Liam. De este libro que por alguna y otra razón no escribí reseña nunca (The Boy Who Sneak Through My Bedroom Window... Y la traducción vendría siendo El Chico que se escabulle por la ventana de mi habitación. Dime si no forma parte de la lista) pero es un libro que me gustó. Bueno, fue Liam quién me gustó, que vendría siendo otra cosa.
          Esta entrada es sólo una observación de como Las Ventanas Nunca Dejan de ser Tan Increíblemente Sensuales, así que... Pregunta: 
A) ¿Crees que las ventanas son sexys?
B) ¿Sabes de otro personaje que se me haya pasado que crea que las ventanas son sexys?
   Me encantaría ver tu comentario :)

Ps: Hoy es mi cumpleaños :D


Saludos,
Sthep S.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Reseña: Megan Meade's Guide To The McGowan Boys



Cuando tenía nueve años, Megan conoció un grupo de chicos terribles, perversos. Cubiertos de helado. Hijos de un amigo de su padre... Los chicos McGowan. Ahora, siete años más tarde, los padres de Megan, médicos del ejército son enviados a Corea y Megan es enviada a vivir con los pequeños monstruos, quienes son mayores ahora y muy diferente a como los recordaba.
   Vivir en una casa con siete muchachos dará a Megan , quien nunca ha sido besada, la oportunidad perfecta para aprender todo lo que hay que saber de los chicos. Y le enviará los apuntes a su amiga Tracy, en ....
     La Guía de Megan Meade para los chicos McGowan.






                           Megan es una adolescente normal que un día es enviada a vivir con la familia del amigo de su padre, compuesto por Regina, la madre, John, el padre y... Siete muchachos que están más buenos que el pan. Bueno, que algunos todavía están pequeños, pero los demás están más buenos que el pan   Y Megan se da cuenta de que ahora la cosa es más complicada, porque ahora son adolescentes y tiene que vivir con ellos por dos años. Y las cosas solo pasan. Lo cuál es curioso porque todo el libro, que son como unas doscientas páginas pasan en una o dos semanas. Pero en una o dos semanas ella intenta ser amigable y se da de bruces contra los chicos. Y el siguiente día también. Y el siguiente. Y el siguiente. Y el siguiente a ese.
   Y así sucesivamente.
Así que sí, los chicos apestan.
Otra portada.
 No pasa de la segunda semana cuando ellos se sientan a hacer sus planes malvados para correrla de la casa. ¡Caramba! Que yo pensé que las chicas eramos las más perversas, pero estos chicos sí que saben como hacer que te arrepientas de pisar el suelo de su casa.
 Así que, si; Los chicos apestan.

      Fue muy divertido mientras me estaba leyendo este libro porque la idea me venia rondando desde hace un tiempo: "La tensión de vivir con personas desconocidas... ¿Pero chicos?". Y no sabía como sería en un libro que manejara el tema, y este ha sido muy entretenido. Que bien, aclaremos, que es el libro que va a dominar el mundo, pero es muy entretenido y divertido, es ligero y fresco.
    Podemos ver como Megan quién no es el tipo de chicas que se defienden por nada  intenta lidiar con todas las inmadureces que los chicos hacían. A ella. Y es un alivio cuando llega ese punto del libro donde ella explota y le dice las cosas en sus caras a los muy desgraciados.
     Y te preguntas: ¿Es posible que una adolescente vaya a vivir a una casa con siete muchachos que parecen sacados de una revista y no se enamore de ninguno? No, no es posible.
   Primero podemos ver a Megan amando a Evan con su corazoncito de 16 añitos mientras él es un completo imbécil. Al principio Evan era mi novio, pero luego me di cuenta que era un imbécil y lo boté. Y Megan no tarde en hacer lo mismo  Pero entonces se fija en Finn, quién es mi novio  un amor con patas.
   Este libro tiene muchas cosas, desde novias barbies enojadas, pasando por chicos imbéciles, hasta el hecho de  como has cambiado la vida de otra persona y tú ni en cuenta. Y también ellos, principalmente ellos
     Los personajes me han gustado mucho. Que bien unas cuantas veces quería que Megan hiciera algo, cualquier cosa, y simplemente a veces me desesperaba, pero luego se compone. Y Finn es mi novio. Pero también está Dough, quién pensé que era un completo imbécil también pero al final el muy desgraciado se ha ganado mi corazón de unicornio :)
   El final... No hay una segunda parte, pero tiene que haberla. Deja alunas cosas inconclusas que me encantaría saber.
   Lo recomiendo, pero creo que las chicas lo van a disfrutar más que los chicos.

  Saludos,
Sthep S.